Graves violaciones a derechos humanos en Chile: HRW

La organización HRW denunció hoy que Carabineros, la policía nacional de Chile, cometió graves violaciones a los derechos humanos contra los civiles. FOTO: NOTIMEX.

Santiago, 26 Nov (Notimex).- La organización Human Rights Watch (HRW) denunció hoy que Carabineros, la policía nacional de Chile, cometió graves violaciones a los derechos humanos contra los civiles que participaron en las manifestaciones antigubernamentales, y contra los detenidos en las comisarias.

El director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, presentó en rueda de prensa un informe sobre lo observado por el organismo en Chile, el mismo que entregó al presidente Sebastián Piñera, y en el que acusó a Carabineros del uso excesivo de la fuerza contra manifestantes y transeúntes, y graves abusos en las detenciones.

Vivanco llamó a realizar una urgente reforma en Carabineros, tras las observaciones del equipo de HRW, que realizó una visita de dos semanas a Chile.

La presencia de la organización no gubernamental en Chile se da luego que comenzaron las manifestaciones antigubernamentales, el 18 de octubre pasado, que en un inicio eran en contra del alza en el costo del pasaje del Metro, medida que canceló Piñera, pero las protestas siguieron en contra de las políticas económicas y sociales implementadas por el gobierno.

Vivanco aseguró que el informe presenta la “evidencia sólida del uso excesivo de la fuerza contra manifestantes y transeúntes”, y hace “recomendaciones orientadas a prevenir abusos de Carabineros y a fortalecer sus mecanismos de supervisión”.

“Hay centenares de preocupantes denuncias sobre uso excesivo de la fuerza en las calles y abusos contra detenidos, tales como golpizas brutales y abusos sexuales, que no pueden quedar impunes y deben ser pronta y rigurosamente investigadas y sancionadas”.

Precisó que “factores como el uso indiscriminado e indebido de armas y escopetas antidisturbios, los abusos contra personas detenidas mientras estaban a disposición de las autoridades y sistemas de control internos deficientes facilitaron que se produjeran graves violaciones a los derechos de muchos chilenos”.

La organización, con sede en Nueva York, sugirió a las autoridades chilenas que “deben impulsar una reforma policial urgente”, para prevenir abusos por parte de los carabineros y fortalecer los controles de supervisión.

HRW recomendó a Carabineros “suspender cualquier uso de perdigones, hasta que autoridades idóneas e independientes realicen un estudio adecuado de todos sus riesgos” y a “estudiar el uso de equipos menos letales alternativos que minimicen las lesiones”.

Vivanco indicó que se debe adoptar un protocolo, junto a las autoridades de salud, para que los detenidos “sean sometidos a revisiones forenses independientes, que no se realicen frente a carabineros y ocurran a una distancia en la que no puedan ser escuchados”.

Denunció que en los centros de detención, la policía obligó a varios de los arrestados durante las manifestaciones, a desnudarse y hacer “sentadillas”, sobre todo a las mujeres y a las adolescentes.

Por ello, llamó a “hacer cumplir la prohibición vigente sobre desnudamiento de detenidos en protestas y sancionar a aquellos que continúen con esta práctica”.

HRW pidió “instalar cámaras en todas las áreas de todas las comisarías, tomando medidas para garantizar la privacidad de los detenidos, y establecer un sistema de almacenamiento de grabaciones que pueda ser empleado por autoridades judiciales o de otro tipo”.

Aseguró que HRW va a seguir monitoreando la situación en Chile y en otros países de América Latina.

En el caso de Chile reiteró que ya entregó el informe al presidente Piñera y el organismo internacional va a dar un seguimiento puntual a esta situación.

El informe, de 18 páginas, detalló que fueron entrevistadas más de 70 personas en Santiago y Valparaíso, así como carabineros, médicos, abogados, representantes de la sociedad civil y altas autoridades chilenas.

Se incluye relatos e imágenes de manifestantes y de transeúntes que fueron heridos por la policía durante las protestas.