Ciencia, herramienta clave para garantizar la paz mundial Unesco

La ciencia es considerada herramienta clave para garantizar la paz, consideraron autoridades de la Unesco como Ernesto Fernández Polcuch.

México, 12 Nov (Notimex).- La ciencia es considerada herramienta clave para garantizar la paz, aunque prevalecen retos que deben superarse como el acceso a ella de manera igualitaria y la difusión del conocimiento logrado por ésta, consideraron autoridades de la Unesco como Ernesto Fernández Polcuch.

En el marco de la Semana Internacional de la Ciencia y la Paz, que inició con el Día Mundial de la Ciencia el 10 de noviembre y este año tiene por concepto la “ciencia abierta”, el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) en Perú, llamó a reflexionar sobre la relación entre ciencia, espacio y desarrollo.

Y es que, subrayó, “muchas veces cuando pensamos en ciencia pensamos en tecnología o en algún logro médico, pero desde la Unesco hacemos énfasis en que es una herramienta para la paz porque nuestra misión es construir la paz en la mente de los hombres y las mujeres”.

En el portal de internet de la organización, planteó que a pesar de lo logrado uno de los grandes problemas de la sociedad actual son las “fake news”, que profundizan los conflictos que de manera cotidiana se presentan.

Ante ello la ciencia “es una vacuna contra la post-verdad, contra conflictos basados en construcciones fantásticas”, aseveró Fernández Polcuch.

Añadió que, por otro lado, existe la llamada diplomacia científica, que permite el uso de la ciencia para generar, mejorar vínculos entre los países y construir la paz.

Un ejemplo de ello, dijo, son herramientas como las Reservas de Biosfera, compartidas entre países, como las que existen entre Perú y Ecuador, y cuya gestión “nos ayuda a mejorar las relaciones entre los países”.

Al abordar el concepto “ciencia abierta”, explicó que lo que se busca es promover espacios abiertos para la comunidad investigadora a fin de garantizar una ciencia accesible a la sociedad, procurando dar a conocer los trabajos que se desarrollan o se deberían hacer para democratizar el acceso a la ciencia.

Cuando hablamos de ciencia abierta “muchas veces se piensa en la apertura de las publicaciones y que todos los científicos puedan leerse entre ellos. Nosotros pensamos más allá.

“Queremos una ciencia más abierta para la sociedad, que haya espacios científicos como museos de ciencias, que haya mejor educación científica en los colegios donde los chicos accedan a la ciencia desde temprana edad, y en particular las chicas”, explicó.

Fernández Polcuch destacó la importancia de que la ciencia sea parte de la sociedad porque ayuda al pensamiento crítico, a analizar a la sociedad de otra manera, además de que dota a los jóvenes de herramientas para el futuro.

La Semana Internacional de la Ciencia y la Paz se llevó a cabo por primera vez en 1986 como parte del Año Internacional de la Paz. Se proclamó en 1988 para celebrarse todos los años a partir del 11 de noviembre, antecedida por el Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo, el día 10. FOTO: PIXABAY