San Juan del Río, 11 Noviembre 2019.- Con 30 años de trabajo dedicados al Servicio Postal Mexicano, (SEPOMEX), José Manuel Rodríguez, guarda en su memoria cientos de anécdotas de esta larga vida de trabajo.

A diario, desde muy temprano, toma su bicicleta para recorrer cerca de 15 kilómetros de calles, con el propósito de entregar de 300 a 700 cartas físicas en los diferentes domicilios de la ciudad.

En el marco del Día del Cartero, que se celebra mañana, José Manuel, recordó que hace algunos años eran 21 carteros quienes salías a las calles a repartir la correspondencia, sin embargo, dijo que actualmente únicamente laboran 15 en la oficina de San Juan del Río.

“Ahorita quedamos como 15, algunos renuncian, otros son dados de baja, algunos se van jubilando y ya no se reponen las plazas”, expresó.

José Manuel, reconoció que la gente del municipio es muy buena, al referir que en ocasiones lo han visto almorzando una torta y lo invitan a tomarse un café, un refresco, detalles que calificó como muy bonitos.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, pues indicó que algunas personas que son de fuera le han llegado a aventar el automóvil, situación que lo ha puesto en peligro.

“Siempre te vas a encontrar gente muy buena, la gente de San Juan es muy buena, muy productiva, gente tranquila, pero también sale uno que otro perrillo, traigo tres mordidas”, añadió.

Lamentó que algunos de sus compañeros han sido víctimas de la delincuencia, a quienes les han robado su principal instrumento de trabajo (su bicicleta con todo y correspondencia).

Destacó que la diferencia del correo y la mensajería privada, sin duda es la calidez humana y la calidad en el servicio, pues aseguró que no se puede comparar ninguna mensajería con el servicio que ellos brindan.

“La inmensa mayoría de los compañeros dan un excelente servicio, habrá algún prietito en el arroz como en todas las empresas, pero la mayoría dan un excelente servicio”, precisó.

Recordó que el 12 de Noviembre se conmemora en México el Día del Cartero, y que en esta ocasión José Manuel y sus compañeros, realizarán una pequeña comida para reconocer el trabajo que han realizado durante muchos años.

“Generalmente hacíamos una cena baile, rifábamos aparatos electrodomésticos como televisores, modulares, y con eso hacíamos nuestro festejos, desde el año pasado ya no lo hemos hecho”, finalizó.