Madre de Itzayana clama justicia por muerte de la joven transgénero

*Asegura que fue un transfeminicidio y que el asesino fue Edwin, su novio

Luz María Hernández Lara, madre de Itzayana, una mujer transgénero que perdió la vida el pasado domingo 22 de septiembre en la Ciudad de México. Foto: CONAVIN.

México, 1 Oct (Notimex).- Luz María Hernández Lara, madre de Itzayana, una mujer transgénero que perdió la vida el pasado domingo 22 de septiembre en la colonia Álvaro Obregón de la Ciudad de México por un presunto suicidio, exigió a las autoridades reabrir y evitar la corrupción, “porque a mi hija la asesinaron, no se mató”.

Luego de terminar de rezar el rosario en el marco del novenario de plegarias, Hernández Lara respondió en entrevista con Notimex: “Estoy dolida y decepcionada del gobierno chiapaneco y del Registro civil de Pijijiapan, que no atendieron su derecho a reconocer su género, obligándola a emigrar a la Ciudad de México, donde murió a manos de su novio Edwin”.

Detalló que Itzayana era bondadosa, atenta y respetuosa. “Su muerte pesará en la falta de sensibilidad de las autoridades chiapanecas, pesará en las autoridades de la Ciudad de México y en el juez que determinó que mi hija se quitó la vida, cuando en realidad fue asesinada por el que era su novio”, dijo.

Aún sin la resignación, Hernández Lara indicó que es increíble que los policías e investigadores de la Ciudad de México, en la escena del crimen hayan escuchado a Edwin pedirle perdón a mi hija y cerca de ella, y no hayan visto los golpes que el tipo le propinó en el cuerpo antes de morir.

“Sus hermanas fueron las que tuvieron el valor de viajar a la Ciudad de México para reconocer su cuerpo y Juanita me dijo que tenía golpes en el rosto y en todo su cuerpo, incluso ella era a la única que Itzayana le contaba sus cosas, y en varias ocasiones le comentó por teléfono, que su novio era muy celoso y violento, que ya la había amenazado con matarla”, aseguró.

Puntualizó que su dolor y coraje son mucho más fuertes que en el momento de saber el final de Itzayana. “Porque ahora sé que el tipo está libre, porque uno de los oficiales que llegó a la escena del crimen apuntó en su libreta que se trataba de un suicidio y no se vale que la autoridad se corrompa de esa manera”, sostuvo.

Consideró que un delincuente nunca tiene sueños de ser mejor ser humano, mientras que Itzayana su más grande sueño era recibir sus papeles de reconocimiento de género y ganar algún día el concurso de Miss Universo Gay.

“De hecho ganó segundos lugares en concursos realizados en Tapachula, en Tonalá, Arriaga y aquí mismo en Pijijiapan y nunca mostró sentimientos adversos de envidia, codicia, egoísmo o violencia, porque era un ser humano bondadoso.

“Su mayor sueño era ganar el primer lugar de ese concurso y destacar en las artes de la belleza, trabajó siempre para mantener un cuerpo escultural y un rostro angelical y todos sus deseos fueron apagados por ese tipo que hoy anda libre y que estoy segura buscará hacerle daño a otra chica transgénero”, comentó.

La madre de Itzayana incluso reconoció que siempre sintió que su hija sería maltratada por los hombres. “Aquí en Chiapas los tránsgenero siempre son humillados, vejados, denigrados y golpeados por los hombres y más aún en una ciudad tan grande como la CDMX”, afirmó.

Agregó que siempre le aconsejaba que tuviera cuidado de con quien andaba o con quien se juntaba.

“Antes de partir le dije: ‘Ten cuidado con los hombres, porque son muy malos, se deslumbran con un cuerpo perfecto, sus prejuicios los hacen violentos, golpean y matan sin razón’, pero como ya era mayor de edad no lo pude detener”, expuso.

Doña Luz María reiteró su exigencia de justicia, porque un hombre con esas actitudes agresivas no puede andar por la calle. “Y no lo digo por mi hija, porque ella ya no está en este mundo, sino por las demás transgénero que pueden caer en las manos de este sociópata”, mencionó.

Denunció que la realidad para las mujeres transgénero en Chiapas es de completa desventaja ante la falta de reconocimiento de género. “Hay un machismo profundo que los hace invisibles en la sociedad, a pesar de que son los mismos hombres los que gustan de ellas, aquí matan a las transgénero y nadie dice nada”, aseveró.

Hernández Lara agradeció el gran apoyo de la Asociación Casa de Muñecas, que ha declarado que no dejará que la muerte de Itzayana quede impune. “Hoy realizarán una conferencia de prensa para determinar las acciones a tomar, para presionar a las autoridades a revisar el caso”, dijo

Indicó que la última vez que habló con su hija le comento que ya estaba a punto de regresar a Pijijiapan, porque su sueño de ser reconocida legalmente ya estaba por concluir. “Ella quería fincar su casita y vivir en paz, pero su afán de crecimiento y de reconocimiento la llevaron a la muerte”, aseguró.

La mamá de Itzayana incluso compartió que el mayor temor de su hija era que le rompieran el corazón, que se burlaran de ella y no la aceptaran. “Yo presentía que algo le pasaría, porque las autoridades y los hombres machistas aún existen para abusar de los vulnerables como Itzayana”, dijo.