accidentes
Cada año, las lesiones, discapacidad y muerte derivadas de accidentes de tránsito cuestan más de 120 mil millones de pesos.

México, 4 May (Notimex).- Cada año, las lesiones, discapacidad y muerte derivadas de accidentes de tránsito cuestan más de 120 mil millones de pesos, lo que hace obligatorio que los vehículos que transiten por las vías públicas cuenten con un seguro de daños a terceros.

La Comisión de Comunicaciones y Transportes de la Cámara de Diputados analiza hacer un llamado a las entidades federativas para que regulen y determinen la obligatoriedad que los automotores contraten un seguro.

Refirió que de acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), 72 por ciento de coches que circulan en el país no tienen una cobertura, por lo que en caso de siniestros de tránsito, cubrir los gastos que se generan puede derivar en el desequilibrio económico de los involucrados.

En un punto de acuerdo, la diputada de Movimiento Ciudadano, Pilar Lozano Mac Donald, señaló que en México se estima que las lesiones, discapacidad y muerte a causa de un accidente de tránsito cuestan más de 120 mil millones de pesos al año.

Mencionó que en 2016, el parque vehicular nacional aumentó 6.78 por ciento, al sumar casi 43 millones de autos, con lo que se incrementa además el número de percances.

Indicó que en ese año, el valor de los siniestros ascendió a poco más de 52 mil millones de pesos y sólo 30 por ciento (15 mil 800 millones) fue cubierto por las aseguradoras.

La legisladora expuso que conforme las estimaciones de la AMIS, una indemnización por muerte oscila entre 300 mil hasta tres millones de pesos, por lo que un seguro se convierte en un respaldo que permite afrontar un gasto imprevisto derivado de este tipo de siniestros.

Ante el bajo nivel de aseguramiento y el impacto económico que tienen los siniestros de tránsito, recordó que el 27 de marzo de 2014 la Secretaría de Hacienda publicó un acuerdo que establece la obligatoriedad de los propietarios de vehículos de contratar un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros en sus bienes y personas.

Asimismo, determina que la protección mínima que debe adquirir el automovilista es de 100 mil pesos para daños a personas, incluyendo lesiones o muerte, y 50 mil pesos para materiales.

Comentó que a partir del 1 de enero de 2019, los vehículos que transiten en vías, caminos y puentes federales deberán tener un seguro que garantice a terceros el pago de los daños que pudieran ocasionar en sus bienes y personas en caso de un accidente vial.

La medida busca proteger a las víctimas de accidentes de tránsito, que son la segunda causa de muerte en México para la población de entre cinco y 34 años, puesto que cada día se registran mil accidentes viales que dejan 44 víctimas mortales y 369 heridos, detalló.

En el ámbito nacional, la legisladora dijo que cada año se tienen 15 mil 886 víctimas mortales y 134 mil 815 heridos, con costos que, de acuerdo con cifras de AMIS, alcanzan los 120 mil millones de pesos.

Asimismo, abundó, 50 por ciento de hospitalizados por colisión vehicular adquiere una deuda que puede representar más del ciento por ciento de su sueldo mensual.

Sin embargo, admitió que dicha regulación sólo aplica para caminos y puentes federales, por lo que consideró indispensable establecer también la obligación en el ámbito local, a fin de evitar poner en riesgo la seguridad de conductores y peatones, dejando económicamente vulnerables a quienes se ven involucrados en un siniestro de tránsito.

Detalló que en la mitad de las 32 entidades es obligatoria una póliza de responsabilidad civil que ampare los daños al vehículo y a la persona cuando ocurre un siniestro provocado por el titular de la póliza.

La exigibilidad de la cobertura aplica en la capital del país y en los estados de México, Baja California, Chihuahua, Sinaloa, Jalisco, Nayarit, Morelos, Querétaro, San Luis Potosí, Nuevo León, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán.

Consideró fundamental que las entidades regulen y hagan obligatorio que los vehículos que transiten por las vías públicas contraten un seguro que garantice a terceros el pago de los daños que pudieran ocasionar en sus bienes y personas en caso de un siniestro de tránsito.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren más de 1.25 millones de personas como consecuencia de accidentes de tránsito en el mundo, de las cuales entre 20 y 50 millones sufren traumatismos no mortales y muchos de esos provocan una discapacidad.

Además, las lesiones por el tránsito son la principal causa de defunción en el grupo de 15 a 29 años, y casi la mitad afectan a usuarios vulnerables de la vía pública; peatones, ciclistas y motociclistas.