La potencia artística de los tres grandes muralistas mexicanos desembarcó en la ciudad italiana de Bolonia a través de “La Exposición Suspendida”.