Yolanda Tapia, queretana emprendedora, aseveró que las mujeres "no necesitamos que nos empoderen, el empoderamiento viene de nosotras mismas.FOTO: NOTIMEX

Querétaro, 9 Mar (Notimex).- Yolanda Tapia, queretana emprendedora, aseveró que las mujeres “no necesitamos que nos empoderen, el empoderamiento viene de nosotras mismas, del coraje y de la fuerza, debemos tener carácter”.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, en entrevista para Notimex, hizo una reflexión sobre el papel que juega ese sector de la población desde el punto de vista del emprendedurismo.

La vicepresidenta de Mujeres Empresarias de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Querétaro, consideró que las féminas han tenido un temor histórico a luchar por sus ideales.

Yolanda Tapia, quien es heredera de El Rey del Dulce, una franquicia ciento por ciento queretana con gran tradición y presencia en otros estados del país, consideró que hoy en día la mujer debe cuidar su dignidad como persona.

Si la mujer se dignifica por sí misma, abundó la empresaria queretana, entonces no necesitará que nadie le otorgue ese lugar.

Desde su punto de vista las mujeres no sabe trabajar en equipo, pues históricamente son las “reinas del hogar” y eso las ha hecho individualistas.

Esa condición ha hecho que las mujeres tengan una vida hacia adentro de sus hogares, bajo la idea de que afuera no pueden emprender empresa pública o social alguna.

“Necesitamos romper ese esquema y trabajar en equipo, a fin de demostrar que las mujeres podemos iniciar cualquier empresa, por difícil que ésta sea, por compleja que signifique y por más etiquetada que esté para los varones”, puntualizó.

Yolanda Tapia proviene de una familia dedicada al comercio, cuando a principios de la década del 60 su padre, Don Juan Tapia Tovar, cambió su bicicleta por bolsas de dulces: “ahí están los orígenes de El Rey del Dulce”, apuntó.

Recordó que dicha empresa, que hoy cuenta con más de 20 franquicias en el país y busca ingresar al mercado estadunidense, nació de la sugerencia de un publicista, quien sugirió a la familia Tapia creer en sus sueños de emprendedores.

“Eso fue en la década del 80, aunque la labor de vender dulces viene desde los años 50, cuando mi padre se dedicaba a ello en la Ciudad de México”, recordó la empresaria.

Asimismo, puso de manifiesto que hacia 1982, cuando nació El Rey del Dulce, las claves del éxito fueron la visión empresarial, la disciplina, el trabajo en equipo y mantener el deseo de ser una marca líder en el mercado.

Sin embargo, el hecho de que una mujer emprendiera el negocio no fue fácil dados los patrones sociales establecidos históricamente.

“Ser mujer lamentablemente significa permanecer en el hogar, cuidar a los hijos, atender al marido, no más, pero me mentalicé para cambiar esos paradigmas y comenzar la aventura empresarial de consolidar a El Rey del Dulce”, añadió.

Entre caramelos, cacahuates, tamarindos, chocolates, paletas, bombones y otras golosinas para niños y adultos, Yolanda Tapia se manifestó satisfecha por la empresa alcanzada, aunque consideró que la labor no termina ahí, pues desea “mantener al rey en el trono”.

Queretana emprendedora sostuvo que, “mi filosofía es crecer junto con mi familia, colaboradores y empleados, a través de la dulce empresa de vender sabores a Querétaro en El Rey del Dulce, franquicia que inició una mujer decidida”.