Caracas, 13 Ene (Notimex) La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) se pronunció hoy por respetar la decisión de cambio político en el país, que el pueblo expresó en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre pasado.

La CEV precisó que los venezolanos expresaron su voluntad de vivir en “democracia y no en un sistema totalitario y excluyente”.

En su mensaje de principios de año al inaugurar la asamblea de obispos, precisó que no se justifica el conflicto surgido entre la Asamblea Nacional, bajo control opositor, y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), pues el pueblo ya se había expresado en los comicios.

El obispo Baltazar Porras señaló que pese a “dudas y reticencias, el pueblo se expresó por la necesidad de un cambio de rumbo en la orientación fundamental del país” en los comicios del 6 de diciembre.

Porras añadió que “damos gracias a Dios por el renovado ejemplo de responsabilidad cívica y la voluntad pacífica del pueblo venezolano, tanto en los comicios del 6 de diciembre como en la instalación el 5 de enero de la nueva Asamblea”.

El alto prelado destacó que la elección legislativa y la instalación de la Asamblea han marcado un “nuevo hito de una gran fortaleza ética y espiritual y por sus implicaciones a corto, mediano y largo plazo”.

El documento de la CEV llamó a los poderes nacionales y actores políticos no seguir indiferentes ante los problemas del país y “privilegiar el entendimiento y la coordinación sobre la violencia, el odio y la exclusión”.

Se refirió a los problemas económicos y sociales del país, se sumó el conflicto entre la Asamblea y el TSJ, que obligó al unicameral Congreso a desincorporar a tres diputados opositores ante la advertencia del máximo tribunal de declararlo en desacato y desconocer sus decisiones.

“El conflicto no tiene justificación, pues el pueblo expresó el 6 de diciembre su voluntad de vivir en democracia y no en un sistema totalitario y excluyente”, agregó el texto.

“En efecto, el reconocimiento diáfano de la pluralidad de visiones obliga a los actores políticos y toda la ciudadanía a buscar y ofrecer soluciones a los problemas”, sentenció.

El documento de la CEV recalcó que cada poder público tiene su competencia específica y “toca al Ejecutivo diseñar y proponer la pronta solución a los problemas económicos y sociales, pues ello constituye su responsabilidad primaria”.

Añadió que estos sectores políticos deben atender la “expectativa que su triunfo ha generado” en el pueblo.

Finalmente sentenció que una “desacertada” política económica del Gobierno y el descenso del precio del petróleo produjeron una “inflación descontrolada” que impidió que los recursos llegaran a todos los sectores del país.