Fondos regionales permiten a mujeres indígenas acceso a créditos

Atlixco, Pue. 13 Nov. (Notimex).- Entre las diversas problemáticas que enfrentan las mujeres indígenas que producen algún tipo de mercancía o que se dedican a alguna actividad del campo, se encuentra la falta de acceso al financiamiento.

Ello, ya que al momento de solicitar un crédito no cuentan con ningún tipo de garantía que respalde el préstamo, toda vez que la mayoría de los bienes y propiedades están a nombre de los varones.

Durante el Foro Nacional de Intercambio de Experiencias sobre Manejo de Crédito, representantes del Fondo Regional para la mujer indígena de la región lacustre de Pátzcuaro Zirahuen Uarhiti Anchikirhiricha, que atiende a mujeres purépechas, comentaron su experiencia al respecto.

La tesorera de este fondo, Carmen Cruz, explicó que esta falta de garantías de las mujeres indígenas ocasionó que quienes se dedicaban a elaborar artesanías, vestidos o a la cosecha no tuvieran un mayor desarrollo en sus actividades productivas.

De igual forma, ocasionaba un empobrecimiento de las comunidades ya que tenían que trabajar largas jornadas, el valor de sus productos se encarecía, y finalmente tenían que mal vender sus mercancías, fomentando la participación de intermediarios.

Por ello, una fuente de acceso al financiamiento fue a través de los Fondos Regionales Indígenas, aunque Carmen Cruz reconoce que en un principio existieron diversos problemas ya que no había una organización en cuanto a las funciones que cada quién debía desempeñar.

Ante dicha situación, explica, tuvieron que “cambiar de mentalidad” sobre su función como intermediarios crediticios, así como buscar más fuentes de financiamiento para hacer llegar este beneficio a más mujeres purépechas y generar un mayor desarrollo en su comunidad.

Sin embargo, reconoce, esta labor fue ardua pues había que concientizar a sus clientes de que los fondos otorgados por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) eran un préstamo que se tenía que devolver y no un apoyo.

Además de que no tenían un conocimiento sobre los temas necesarios para distribuir este tipo de recursos; por ejemplo qué es una tasa de interés o plazos de financiamiento, entre otros, y cómo explicarlo a las mujeres que querían tener acceso a financiamiento.

No obstante, contaron con capacitación para desempeñar sus funciones dentro de este Fondo Regional Indígena e incluso, en la actualidad buscan tener una mayor autonomía para poder asignar estos recursos a más mujeres indígenas.

Asimismo, el acceso al financiamiento permitió plantear proyectos colectivos que impactan positivamente la comunidad, tener una mejor producción en el sector, y hacer ver a las mujeres de la comunidad más allá de lo que pueden hacer.