Con perspectiva humanitaria debe verse situación migratoria: Episcopado

México, 4 Sep. (Notimex).- La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) llamó a los países expulsores y receptores de migrantes a dialogar sobre esa situación con una perspectiva de legalidad humanitaria, “sabiendo que el migrante sale de su país con el deseo de superación, de búsqueda de refugio”.

Al recordar el descarrilamiento del tren llamado “la Bestia” en Huimanguillo, Tabasco, accidente en el que fallecieron al menos seis migrantes, el clero instó a ver ese problema “más desde la perspectiva laboral y de superación que mueve a los migrantes, y no la de la ilegalidad y la criminalidad”.

El responsable de la Dimensión Episcopal de Pastoral de Movilidad Humana, Guillermo Ortiz Mondragón, subrayó en un comunicado distribuido por la CEM que la Iglesia Católica, a través de hombres y mujeres consagrados o laicos, diáconos, presbíteros y obispos, ha buscado dar una salida a ese desafío.

“Reconocemos que la situación de indocumentados provoca en cada país una reacción de control, aún para bien de estas personas. Como Iglesia oramos, reflexionamos, hacemos proyectos, buscamos a las autoridades y hemos encontrado posibilidades de diálogos, de acuerdos, lo reconocemos y sabemos que necesitamos hacer más”, dijo.

En este sentido, los obispos llamaron a los católicos a “asumir nuestra responsabilidad personal y comunitaria, individual y social, para que esta situación sea resuelta en lo fundamental; el derecho de las personas al libre tránsito, con la suficiente seguridad para llegar a su destino”.

Asimismo pidieron pronunciarse por “el derecho a que la persona encuentre en su propia nación posibilidades de desarrollo, seguridad y paz para no emigrar”.

En la Dimensión Episcopal de Movilidad Humana, con un centenar de sacerdotes, religiosos y seglares que atienden directamente a migrantes, reiteró, “reflexionamos y discutimos estrategias para mejor servirlos”.

En este marco, añadió el obispo Guillermo Ortiz, se buscó información tanto de la oficina de Migración como del sacerdote encargado de la Dimensión, ambos en Veracruz, y agradeció la pronta respuesta y la disponibilidad de la Iglesia para el diálogo con todas las autoridades relacionadas con la realidad migratoria.