Reanudan dialogo de paz gobierno y guerrilla colombianos en Cuba

La Habana, 18 Jun (Notimex).- Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) insistieron hoy aquí en la demanda de una Asamblea Constituyente para refrendar los acuerdos de paz con el gobierno colombiano.

Al retomar este martes las pláticas de paz con la delegación del presidente Juan Manuel Santos, los rebeldes opinaron que la Constituyente “es más que un escenario de refrendación; es el espacio que define la paz”.

“No estamos hablando de una Constituyente para después de la dejación de las armas, sino de una Constituyente como tratado de paz y nuevo contrato social”, afirmaron.

La posición del grupo armado irregular fue expuesta por el jefe de la delegación guerrillera, Iván Márquez, quien leyó un documento en el Palacio de las Convenciones de La Habana, sede de las conversaciones.

El texto consiste en una carta que las FARC enviaron a la revista colombiana Semana a propósito de una opinión emitida por el representante del gobierno en la mesa, Humberto de la Calle, publicada en ese medio.

Las conversaciones sobre el segundo punto de la agenda: la participación política, se reactivaron tras un trabajo por separado de ambos bandos la semana pasada.

De inmediato no se pudo obtener una reacción de la delegación del gobierno colombiano, que se abstuvo de formular declaraciones a su ingreso en la sede de la reunión, realizada a puerta cerrada.

La semana pasada, De la Calle tuvo que rechazar otra propuesta del grupo rebelde para aplazar un año las elecciones presidenciales en Colombia, previstas para 2014.

Según Márquez, “la Constituyente está llamada a discutir sobre el eventual acuerdo en La Habana y a superar las salvedades y disensos que van quedando en el congelador”.

A su juicio, la Constituyente debe hacerse en medio de los diálogos que iniciaron aquí en noviembre de 2012 y que el 26 de mayo pasado culminaron una primera etapa con acuerdos en el tema de desarrollo agrario.

En el artículo de Semana, De la Calle opinó que la propuesta no es “el mecanismo óptimo, ni el más práctico, que es más gravoso que otras herramientas y que no produce los efectos que se le atribuyen”.