Tras participar en la toma de protesta de René Monterrubio como presidente municipal de Teotihuacán, Zambrano Grijalva afirmó que en estas modificaciones constitucionales no existe ninguna amenaza contra los trabajadores de la educación.

En entrevista, indicó que por el contrario, se pretende que los maestros se incorporen a un servicio profesional docente, que trabajen y se preparen para elevar la calidad educativa.

“Lo que está en realidad sobre amenaza no son los derechos de los trabajadores de la educación, los que están seriamente amenazados son los privilegios de esa mafia sindical que ha controlado durante décadas al SNTE”, aseveró.

Asimismo criticó las declaraciones en contra, hechas parla la lideresa del Sindicato Nacional de trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, luego de ser aprobada la reforma.

“Cuando se habla de la recuperación del control de la educación por parte del Estado mexicano, lo que se quiere decir es que lo que debemos evitar es que se siga privatizado por una mafia sindical y que en todo caso regrese a ser un asunto de interés público”, consideró

Calificó como absolutamente falso que dicha reforma sea el primer paso para la privatización de la educación pública e insistió que tiene el propósito “avanzarse en quitarle este control a esta camarilla, a esta pandilla sindical liderada por Elba Esther Gordillo”.

Asimismo, cuestionó a quienes se oponen sin argumentos a la reforma y señaló que “lo único que le están haciendo juego es a esa camarilla, a esa pandilla sindical encabezada por Elba Esther Gordillo”.

A su vez, el secretario de Planeación del PRD, Vladimir Aguilar, reiteró el aval de ese instituto político a la reforma educativa, pues dijo que se convertirá en un instrumento eficaz que permitirá al país derribar los obstáculos para elevar el aprovechamiento escolar de sus estudiantes.