Reserva de la Biosfera en Sonora protege al berrendo de la extinción

berrendo
Por ser el hogar del berrendo, especie catalogada en peligro de extinción, la Reserva de la Biosfera es muy importante la conservación una gran diversidad de plantas que viven en esta Área Natural. Foto: Ilustrativa.

Hermosillo, 11 Jun (Notimex).- Por ser el hogar del berrendo, especie catalogada en peligro de extinción, la Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar es muy importante para la conservación no sólo de animales, sino de una gran diversidad de plantas que viven en esta Área Natural Protegida (ANP).

Este ecosistema ubicado entre los estados de Sonora y Arizona, el cual es producto de eventos volcánicos, posee una gran cantidad de especies vegetales y es hogar de mamíferos, reptiles, aves, anfibios e incluso peces de agua dulce.

En 1993 se le decretó como ANP, mientras que en 2013 fue inscrita en la lista de Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Con una superficie de más de 714 mil hectáreas, la reserva abarca por el lado este, el escudo del volcán inactivo El Pinacate, formado por pavimentos desérticos y corrientes de lavas negras y rojas; y por el oeste, el Gran Desierto de Altar con sus dunas de formas variadas que llegan a alcanzar 200 metros de altura.

En este sentido, la Unesco indica en su página de Internet que el berrendo es una especie endémica de antílope que se cría solamente en el noroeste de Sonora y el suroeste de Arizona, Estados Unidos.

Actualmente existen 550 ejemplares en vida libre en ambos estados de México y la Unión Americana y se trabaja en su conservación.

Al albergar a más de mil especies de flora y fauna es considerado el desierto más biodiverso del mundo.

Esta reserva cuenta con la mayor concentración de cráteres tipo “maar” en el mundo, así como su escudo volcánico cuenta con más de 500 conos cineríticos, flujos de lava, lechos de arroyos, abanicos aluviales y macizos montañosos de basalto, toba y granito, indica en su sitio web.

El gran desierto de Altar es el campo activo de dunas más grande de Norteamérica, donde se forman las inusuales dunas estrella que sólo existen en unas cuantas localidades del mundo. Las geoformas son muy variadas y contrastantes, lo que da como resultado una gran variedad de hábitats con la consecuente riqueza biológica y paisajística.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) en el área se pueden encontrar más de 540 especies de plantas vasculares, 40 especies de mamíferos, 200 de aves, 40 de reptiles, además de anfibios y peces de agua dulce.

Entre la flora más representativa se encuentra el tepeguaje y el mezquite, así como es el hogar del berrendo, borrego cimarrón, monstruo de Gila, tortuga del desierto y camaleón. Todas especies emblemáticas.

Desde 2009, la Reserva cuenta con el Museo y Centro de Visitantes “Schuk Toak”, Montaña Sagrada en dialecto pápago (Tohono O’odham), en donde se ofrece información, exhibiciones y materiales interpretativos. Se localiza a 25 minutos al norte de la ciudad de Puerto Peñasco, en el estado de Sonora.