Continúan esfuerzos para conservar caballitos de mar en aguas de Grecia

caballitos de mar
Una colonia de caballitos de mar que habita frente a las costas de Grecia tiene hoy mayores probabilidades de subsistir. Foto: Twitter.

Atenas, 30 May (Notimex).- Una colonia de caballitos de mar que habita frente a las costas de Grecia tiene hoy mayores probabilidades de subsistir, gracias a los esfuerzos de conservación en aguas del norte helénico, de donde fueron retiradas dos toneladas de redes de pesca plásticas abandonadas.

La especie Hippocampus guttulatus, comúnmente conocida como caballitos de mar, está en peligro de extinción pues se calcula que la población mundial ha descendido más de 50 por ciento, por lo que toda medida para protegerla es de vital importancia.

Las “redes fantasmas”, llamadas así porque se encuentran abandonadas, constituyen una amenaza importante para la vida marina en general, pero principalmente para los caballitos de mar en aguas de Stratoni, en el norte griego, y zonas aledañas.

Expertos aseguran que la eliminación de tales redes permitirá que la vida marina recolonice su hábitat perdido, lo cual tampoco supondrá ninguna amenaza futura para las especies marinas que habitan en el área.

Stratoni es el hogar de la colonia más densa de Hippocampus guttulatus en el Mar Mediterráneo, y gracias al proyecto de conservación lanzado en 2015, la colonia casi se ha duplicado a un centenar.

Estos icónicos ejemplares marinos están en peligro de extinción, de hecho, los especialistas consideran que la especie podría incluso desaparecer de nuestros mares y océanos pues unos 30 millones de ejemplares son arrancados de su hábitat natural cada año.

De acuerdo con reportes del periódico helénico “Ekathimerini”, las redes de pesca retiradas del mar por los buzos de la organización Healthy Seas, serían recicladas para crear diversos productos, principalmente textiles como ropa y hasta alfombras.

Healthy Seas estima que más de 600 mil toneladas de redes plásticas quedan abandonadas en el mar cada año, un problema grave en el caso de las aguas costeras de Grecia, que son hogar de muchas especies en peligro de extinción como tortugas, focas y delfines.