Fundación Panthera trabaja por preservar la vida del jaguar americano

Proteger el corredor biológico de esa especie, desde el sur de EUA hasta el norte de Argentina, el objetivo.

Panthera
El Capítulo México de la Fundación Panthera ha logrado asegurar la vida sana 50 jaguar americano, venerada como un rey por las culturas precolombinas. Foto: Ilustrativa.

México, 11 Nov (Notimex).- Actualmente, en la geografía nacional sobreviven en patente peligro de extinción alrededor de cuatro mil jaguares, en menos de dos años, el Capítulo México de la Fundación Panthera ha logrado asegurar la vida sana 50 ejemplares de esa especie venerada como un rey por las culturas precolombinas en casi toda América.

Así lo informó a Notimex Enrique Benet Gregg, Director del Patronato Panthera México, fundación nacida en Estados Unidos con presencia en 40 países, cuyo objetivo central es el cuidado de felinos a nivel mundial. “Para el Capítulo México, el principal felino es el jaguar, animal ancestralmente protegido por las culturas prehispánicas de América”, dijo.

Las acciones de Panthera han logrado salvar alrededor de medio centenar de ejemplares en México, los cuales ya han sido puestos a salvo en un tiempo aproximado de 24 meses. De mantener esa tendencia, en una década, o antes, habrá resultados maravillosos, con miles de ejemplares a salvo”, dijo Benet Gregg, abogado de profesión y naturalista apasionado.

Además de la buena voluntad y la captación de recursos económicos a través de diversas actividades artísticas y culturales, Panthera México se ha rodeado de las voces y consejos de expertos en la materia, entre biólogos, doctores en Biología, y personas que trabajan en selvas del país, además de empresarios dedicados al ecoturismo y otros servicios.

“Desde ahora estamos trabajando con personas del gobierno federal que iniciará el 1 de diciembre, quienes están conscientes de que cada vez que el ser humano extiende más su territorio con el consecuente robo de espacio a las especies”, abundó el entrevistado, y con un ejemplo sencillo, explicó el grado de vulnerabilidad en que se ha colocado al jaguar.

“Hay rancherías que tienen ganado mayor, como vacas, y menor, como borregos, gallinas y otros animales simi domésticos que se crían para su comercialización y consumo. Se han dado caso de ranchos a los que llegan jaguares, con hambre y sed, y atacan a las gallinas y a otros animales. El dueño, casi instintivamente, saca la escopeta… y lo mata”.

Por eso, agregó Benet, proteger el corredor biológico del jaguar, desde el sur de Estados Unidos hasta el norte de Argentina, es una de las prioridades de la fundación, “ya que si tenemos un corredor sano, tendremos una especie sana. Por eso insistimos en crear conciencia con gobiernos, empresarios y comunidades rurales de México y otros países”.

La fundación, que lucha día tras día porque se respete al jaguar y a su hábitat, tiene entre sus planes a mediano plazo conquistar el apoyo de instancias internacionales. “Nuestra meta para 2019, es trabajar directamente con la ONU y lograr que el jaguar sea calificado como Patrimonio Cultural de México, de América y del mundo entero”, subrayó enseguida.

El deseo es que el rompimiento que en algún momento se dio entre la cultura ancestral y la época moderna, se restablezca. “Somos mexicanos orgullosos de lo que fuimos antes de la cultura hispana, y de lo que somos tras la llegada de la instrucción hispánica; eso nos hace mexicanos y debemos honrar nuestro pasado lejano, nuestro pasado, y nuestro presente”, acotó.

Casos recientes han acrecentado el deseo de salvar al jaguar. “En Colombia se tiene la experiencia del hallazgo de 500 pieles de jaguar, que iban a ser comercializadas en China. El jaguar es como el tiburón, vale mucho más vivo que muerto, porque a través del ecoturismo un tiburón vivo genera empleos y conciencia ecológica; uno muerto no”, advirtió Benet Gregg.

En ese contexto, recordó que noviembre es el Mes del Jaguar. Todo el mes, en todo México, se realizan eventos alusivos, lo mismo que en Guatemala, Colombia y Brasil, donde se mantiene la idea de la conservación de la especie. Se tiene un calendario de actividades para niños, adolescentes y adultos que buscan recursos y despertar conciencias.

Esta iniciativa privada pretende hacer que la población reflexione en torno a este tema, y esa labor se debe iniciar la gente desde su más temprana edad, porque la prioridad es proteger el corredor biológico del jaguar. “Eso significa claramente que si hay jaguares circulando del norte de Estados Unidos al sur de Argentina, tendremos una especie sana”.

El entrevistado trabaja directamente con ranchos en Campeche y con la unión de reservas privadas en Quintana Roo con el fin de proteger al jaguar. “Vamos de la mano con el gobierno y los directores de las reservas a nivel estatal, que son muchas y muy extensas en Yucatán, Quintana Roo y Chiapas, donde hay selva, que es el ambiente que más gusta al jaguar”.

Así, noche se llevó a cabo, en el Casino Español de México, una “Mascarada Jaguar” con el objetivo de captar fondos para los fines señalados líneas arriba. Cada invitado recibió una máscara de jaguar intervenida por distintos grupos indígenas y además, se subastaron 12 “Esculturas Jaguar”, intervenidas por artistas plásticos de la talla de Pedro Friedeberg.

Fue una cena de gala que costó 2 mil pesos a cada uno de los 150 asistentes, y todos los fondos recaudados serán destinados a los proyectos para la conservación del jaguar, figura central en la cultura mexicana, que simboliza fuerza, poder, belleza, y misterio entre muchas otras cosas. Fue una alegre forma de promover la cultura en torno a ese hermoso felino.