Adicción a celular desintegra familias y afecta salud en NL

El uso excesivo del celular provoca tendinitis.

Monterrey, 20 Oct (Notimex).- El uso indebido del teléfono celular se ha convertido en una adicción que conlleva problemas de desintegración familiar, salud y percances viales en Nuevo León, principalmente de jóvenes, alertan especialistas de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y del Instituto de Salud Mental.

La investigadora del Centro de Investigación y Desarrollo en Ciencias de la Salud de la UANL, Verónica Velasco Villavicencio, advirtió que esta situación ha ido en acelerado y preocupante crecimiento en los últimos años.

“Aquí hay una fuerte problemática que tiene que ver con el aspecto social, porque el uso de estos celulares crea situaciones que hacen que el muchacho se retraiga, algo que estamos viendo mucho en Nuevo León”, dijo.

Destacó que “gran cantidad de jóvenes ya no tienen contacto social, físico con sus amigos y esto también va a traer problemas de que esas personas caigan en depresión y que a la mejor se incremente el número de suicidios”.

La especialista manifestó que “son otras facetas, otros momentos críticos que se están viviendo y que tenemos que estar atentos de todos estos cambios y las actitudes que están teniendo los jóvenes”.

Los dispositivos como los celulares, apuntó Velasco Villavicencio, pueden ser un gran factor de riesgo para otros, a crear una adicción en el uso como forma de vida, lo cual es una situación que debe de corregirse a tiempo.

Puntualizó que “esto afecta a la familia, al joven ya no lo tienen ahí en el contacto, vienen muchos otros problemas, llega hasta la desintegración”.

Los padres, continuó, deben asumir fuertes gastos económicos para cubrir los paquetes de los teléfonos celulares de los hijos, además de que se genera una desconexión porque el joven vive en un ambiente alejado de su familia.

Refirió que en un estudio desplegado en 2014 en municipios del área metropolitana, se encontró que el uso del teléfono celular, mientras se conduce un vehículo, fue el tercer factor determinante en la causa del percance.

Casi la mitad de los accidentes los ocasionaron jóvenes de entre 20 a 35 años de edad, a quienes se les detectó que utilizaban dicho dispositivo, lo cual los llevó a distraerse por completo en su control visual del manejo vehicular, explicó.

La experta de la UANL mencionó que después del exceso de velocidad y el consumo de alcohol, la utilización de un teléfono celular se ha constituido en la tercera causa de los accidentes viales registrados en la zona metropolitana.

“Tenemos que trabajar muchas instancias para poder disminuir esta problemática, porque si no trabajamos ahora, esto se va complicar”, indicó.

Por su parte, la titular del Instituto para la Protección de la Salud Mental (Ipsame), Maritza Leal Isida, coincidió en que el uso inadecuado del teléfono celular se ha convertido en una adicción riesgosa para un alto número de usuarios, sobre todo jóvenes.

Señaló que, por igual, hombres y mujeres, rigen sus vidas en base al uso de este dispositivo y han perdido sensibilidad para tratar los asuntos rutinarios de una manera más humana y de cara a otras personas.

“Por ejemplo, muchos jóvenes ahora duermen menos horas que antes por estar pegados al celular hasta las dos, tres de la mañana, están enviando o recibiendo mensajes, se la pasan en el chateo”, expresó.

Sostuvo que esto les ha provocado una severa caída en el rendimiento académico, se sienten irritados la mayor parte del tiempo, se alimentan muy pobremente, ya no hacen ejercicio y su salud se ve mermada.

“Los muchachos prefieren estar conectados a sus teléfonos que salir con amigos a platicar, a la diversión, se aíslan hasta de sus propias familias y esa es una conducta preocupante en la actualidad”, dijo Leal Isida.