Limpieza de hígado y vesícula biliar con limón y aceite de olivo

hígado
Al realizar esta limpieza usted está eliminando toxinas de su hígado, secreciones de bilis que no han sido liberadas, así como arenillas y cálculos biliares.

Al realizar esta limpieza usted está eliminando toxinas de su hígado, secreciones de bilis que no han sido liberadas, así como arenillas y cálculos biliares. Es muy fácil de realizar, sólo se requiere disciplina y voluntad.

En las mañanas:
El zumo de un limón con aceite de oliva extra virgen (de excelente calidad), bien mezclado, tomar a cucharaditas para que se mezclé con la saliva, en ayunas.

La combinación de ambas sustancias estimula a la vesícula biliar provocando su vaciado. Una vez liberada la bilis, ayuda a expulsar las piedras existentes en la vesícula.

Este tratamiento preferentemente se debe realizar por un mes completo, sin descanso. Después de 15 minutos como tiempo mínimo se puede desayunar, preferentemente espere 40 a 60 minutos antes de ingerir alimentos.

Es seguro tomar esta mezcla, sin embargo hay que tener en cuenta que la limpieza de hígado, implica la liberación de toxinas que se han acumulado debido a la mala alimentación, medicamentos, golosinas chatarra; por consiguiente puede presentarse algunos síntomas, lo que se llama “crisis curativa”: diarrea o heces abundantes y malolientes y tal vez cambio de coloración, gases, cansancio, falta de apetito, nauseas, cefaleas, mucosidades, mal olor corporal, orina muy oscura, erupciones en la piel, etc. Estos síntomas se presentan regularmente durante la primera semana, aún así no debe suspenderse el tratamiento.

Sefi Nzaki sugiere tomar de 2 a 4 limonadas para contrarrestar los síntomas y apoyar al organismo en la eliminación de las toxinas que se empiezan a movilizar, haciendo que el trabajo depurativo sea más sutil.

La limonada debe prepararse con agua natural (al tiempo), agregar el jugo de 2 limones recién exprimidos y tomar inmediatamente.

Comer con moderación, evitando aquellos alimentos que contengan grasa, chocolate, café, el alcohol, la manteca y carnes rojas impiden al hígado depurarse.

Otra opción de apoyo durante esta desintoxicación y limpieza de arenillas y cálculos biliares es tomar una infusión tibia después de comer, con: boldo, diente de león o ajenjo.

Para terminar la limpieza de hígado y vesícula biliar, debe tomarse en ayunas 1 litro de jugo de manzana recién exprimido por dos días, después de 3 horas de haber tomado el jugo se puede desayunar, para iniciar la ingesta después del jugo hay que elegir frutas como la manzana, uvas, papaya o una sopa de verduras cocidas. La toma se puede realizar en días seguidos o pueden estar separados por una semana.

Esta limpieza es necesario realizarla bajo el acompañamiento de un especialista en el tema, ya que al presentarse algunos de los síntomas mencionados, puede darle indicaciones de qué hacer en cada caso. Sefi Nzaki