Lady Profeco

Como era de esperarse, el Procurador Federal del Consumidor resultó absuelto de cualquier tipo de responsabilidad administrativa, en los hechos protagonizados por su hija, 4 funcionarios fueron suspendidos de sus empleos por una conducta inapropiada en el desempeño de sus funciones.

En estricto sentido jurídico sabíamos que ese iba a ser el resultado, y más cuando el Procurador estaba incapacitado por estar sometido a un procedimiento médico.

Lo que resulta sorprendente, es la disminución en la calidad moral en México, es decir, se trabaja bajo la premisa de “Dignidad 0”, lo correcto es que el Procurador hubiese renunciado a su cargo, y con esta conducta digna hubiera evitado el desgaste del gobierno federal y el suyo propio.

Quien realizó la conducta fue la hija del Jefe, no cualquier ciudadana. También hay una seria falta de ética por parte de los funcionarios que le hicieron caso a la hija del Jefe, simplemente la hubieran ignorado, y después de la recuperación del Procurador le hubieran informado, nadie en su cabal juicio habría autorizado el cierre de un Restaurante porque a su descendiente no le dieron una mesa en el lugar que quería.

El Presidente de la República no debería de tener necesidad de pedir la renuncia al Procurador, este se la debió haber entregado de manera inmediata.

En las últimas semanas han dado la nota dos casos de escándalos que afectan la efectividad de la función pública del nuevo gobierno, el caso de la Sedesol en Veracruz y el de la Lady Profeco, situaciones que merecen un análisis al interior del gobierno, con el propósito de que no se toleren este tipo de conductas, la sociedad se indigna y le resta méritos a las acciones de gobierno. Es innecesario.

La moral NO es un árbol de moras.

QUERÉTARO.
La mención de Querétaro por parte del Presidente de los Estados Unidos de América, en su discurso en el Museo de Antropología e Historia, llena de orgullo a los Queretanos. El estado de Querétaro en las últimas 3 décadas ha sufrido una transformación, y esta se debe al ejercicio responsable del poder y a la participación de la sociedad.

El esfuerzo debe continuar, debe ser de carácter permanente, en donde se privilegie la transparencia en el uso de los recurso públicos, la seguridad, un sistema Judicial sólido, así como una certera procuración de justicia, de igual manera un desarrollo urbano equilibrado, y una óptima utilización del agua.