Tener claridad respecto a lo que es la violencia y lo que es la agresividad no solo permitirá a las autoridades y a los servidores públicos entender por qué un acto de protesta que no tiene la intención de dañar personas no constituye violencia sino actos de agresividad.

A raíz de la protesta de este lunes en la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México, se escucharon pronunciamientos y comentarios de autoridades y de la sociedad en general, incluso de personas que conocen el trabajo en prevención de la violencia, que condenaron “la violencia”; frente a esta postura conviene recordarles que hay una clara diferencia entre lo que es la violencia y lo que es la agresividad.

La teoría explica perfectamente la diferencia, la agresividad es un impulso, una forma de mostrar que la persona puede defenderse, levantar un objeto en alto cuando se ve amenazado, un animal se esponja, gruñe y amenaza, le hace saber al otro que está dispuesto a defenderse; eso es la agresividad. Incluso cualquier acto que viene después de un acto de violencia contra su grupo es una forma de agresividad.

Para ponerlo con “peras y manzanas”, o mejor dicho con “gatos y perros”, si han observado a un perro, que ya sea por juego o porque realmente tiene la intención, lastimar a un gatito de una camada, la gata hará todo por defenderlo, y sus hermanos pequeños aprenderán a replicar la conducta de la madre.

Los pequeños gatitos se muestran “agresivos”, le enseñan los dientes al perro, se esponjan, se levantan sobre sus patitas alzándose para mostrarse más grandes, lanzan arañazos, aunque su tamaño sea tan pequeño que el perro realmente podría matarlos, pero aprenden que esa actitud agresiva de defensa les va a servir para ahuyentar al animal que lastimó a uno de sus hermanos o hermanas.

Ese es el mejor ejemplo que utilizo para explicarle a los policías, ministerios públicos, jueces, magistrados o cualquier grupo con el que trabaje la diferencia entre agresividad y violencia.

La violencia, en cambio, tiene características muy específicas y desarrolladas, puede ser instrumental, es decir tener un fin, el de obtener un bien o un beneficio a partir de la violencia inflingida. Ejemplo, el daño que se comete en las personas en un secuestro para obtener un rescate, un asalto a alguna persona desconocida para quitarle la cartera y para ello le disparan o lastiman con un cuchillo.

La violencia también puede ser expresiva, por ejemplo, cuando una persona siente una emoción como el odio, el enojo o la envidia contra alguien más y esta se expresa en una agresión que se inflinge a otra persona o incluso sin que haya lesión puede haber actos violentos que expresen la cólera y el odio que la persona siente.

La violencia es planeada, es elegida, no es espontánea, incluso cuando ocurre un incidente que se desarrolla bajo aparente espontaneidad, se ha comprobado mediante estudios que la persona eligió a su víctima, planeó cuidadosamente los detalles y expresó su violencia mediante actos que tenía la intención de hacer saber a alguien más que estaba enojado. Ejemplo, el ataque contra mexicanos en El Paso, Texas.

Y bueno, esta sencilla explicación es para decirle a las autoridades que no, lanzar glitter no es violencia, incluso romper una puerta y mostrarse “agresivas” no es violencia, porque como su nombre lo indica se muestra agresividad.

Se necesita leer la movilización y la protesta, pero al parecer nadie lo está haciendo -me refiero a nadie de las autoridades-, en las paredes se pintaron una vez más consignas como amenazas de cortarles el pene a los violadores, este es un gesto que expresa la furia y el enojo y quisiera saber ¿quién no ha pensado que esta puede ser una medida de defensa en caso de una violación?

Pacifista, defensora de Derechos Humanos, me ha tocado explicarle a gente muy enojada contra instituciones que no, que no es correcta ni necesaria la pena de muerte contra los servidores públicos por muy omisos que sean.

Lamento decirles a las autoridades que eso es lo que hay en el ánimo de las personas cuyos Derechos Humanos fueron violentados, pero las feministas organizadas están expresando agresividad y no es una provocación violenta.