Alimentos transgénicos modifican genética humana

FOTO: cambiatufisico.com

Las practicas que aparentan ser alternativas de solución rápida en la producción de los alimentos, están erosionado a la tierra y afectando a la salud pública.

Los gobiernos no se percatan o simulan no percatarse del problema que silenciosamente se está gestando día con día con el uso de semillas modificadas, pesticidas y fertilizantes, en la practica de “apoyo al campo”.

La utilización de semillas transgénicas no es solo un tema de alimentos, cada semilla es un fruto que modifica genéticamente al humano. A través de estas semillas se están debilitando los sistemas inmune, digestivo y nervioso, haciéndonos vulnerables a ser incubadoras de todas las enfermedades ambientales, y que decir con las epidemias.

Así pasa con todas la formas de vida que cohabitan el planeta, ganados, aves y polarizadores que están colapsando ante la contaminación de agroquímicos, mas no se da la misma situación con las plagas, que cada día se adaptan y van necesitando de un químico mas fuerte que controle la perdida de las cosechas.

Tenemos enfrente un problema biológico. Si el hecho de que esos agroquímicos sean parte de la alimentación diaria de los mexicanos, ya es un tema de impacto en la economía y en la salud, aun no para ahí, también de ello deviene la muerte productiva de la tierra.

Con el uso de productos agroquímicos, la tierra va quedando inerte, incapaz de producir alimento alguno. El rescate de la tierra, el equilibrio ecológico que regenere la producción del campo supondrá una inversión muy alta, pues el tiempo, el trabajo y el dinero que deberá destinarse será a un costo muy alto.

¿Como podría alimentarse un país sin tierra? ¿Qué pasaría social, económica y políticamente en un país pobre, con hambre?

Esas preguntas debe hacerse cada mandatario desde su estrado, porque no cuestionarse o no responder a ellas supone ser “responsable” de la carencia alimentaria, de la muerte de la tierra para el cultivo de alimentos, del desempleo de agricultores, y del impacto a miles de familias sin sustento económico, relacionadas a la siembra y compra-venta de alimentos básicos.

Hoy es un llamado a los responsables José Eduardo Calzada Rovirosa, Gustavo Nieto Chávez, representantes de la SAGARPA federal y estatal respectivamente, Francisco Domínguez Servién, Gobernador del Estado de Querétaro, a los Presidentes Municipales del estado, Diputados locales y Federales, para que atiendan preventivamente la problemática alimentaria, que a corto o mediano plazo, se verán sus efectos.