Reforma hacendaria guillotina contra aliados de Peña Nieto

Hemos sostenido que el gobierno de Peña Nieto y sus “reformas”, lo hace ver como un gobierno apresurado, y urgido de hacerse del control del país.

Sin embargo, importantes sectores que en su momento apoyaron la campaña del PRI a Los Pinos, hoy reciben no la obligada reciprocidad del gobernante, sino una agresión directa a sus intereses.

Para ejemplificar lo anteriormente expuesto, bastará con leer el despacho del pasado 17 de septiembre de Enrique Galván Ochoa, experto y agudo columnista de La Jornada especializado en finanzas.

¿De veras te sientes de “clase media” porque tu ingreso mensual oscila entre 40 y 50 mil pesos mensuales, y tienes un coche y un depa que estás pagando en abonos? Mucho ojo. Hacienda te quiere bajar a clase “pobre alta”. ¿Cuánto debe ganar un clasemediero para figurar en esta categoría? Varía mucho de país a país, pero en Estados Unidos, según algunos expertos, su ingreso debe oscilar entre 650 mil y un millón 300 mil pesos anuales. Una de las sorpresas del reformón fiscal consiste en la creación de un nuevo ISR para los ingresos de $500 mil pesos al año y más. Dividido entre 12 meses equivale a $41 mil 666 pesos. Causaría un ISR de $13 mil 333. Y le quedarían al contribuyente sólo $28 mil 333. ¡Qué bajón! ¡Y con el coche, la hipoteca, las colegiaturas y las tarjetas que hay que pagar! Como remate se establece un límite a las deducciones personales: dos salarios mínimos anuales o 10 por ciento del ingreso –la cantidad que resulte menor. (Alrededor de 42 mil pesos). Hay una intención política en el reformón, no sólo recaudatoria. El PRI tal vez no sobreviviría si en México la mayoría fuera una clase media ilustrada. ¿A quién compraría su voto? Su poder descansa en 60 por ciento de la población en la pobreza y la ignorancia a la que puede llevar a las urnas con el gancho de una tarjeta Soriana o Monex.

Las cuentas de restaurante

Una de las escasas ventajas fiscales que tienen las empresas y las personas en el capítulo de los gastos para el desempeño de sus funciones es la posibilidad de deducir las cuentas de restaurante, con ciertas limitaciones. También pretende Hacienda desaparecerla. El presidente de la Canirac (Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados), Manuel Gutiérrez García, dice que sería un golpe muy fuerte para la industria que representa; calcula que las pérdidas ascenderán a una suma aproximada a 4 mil millones de pesos durante el primer año. Hasta hoy el cliente puede deducir de sus impuestos 12.5 por ciento de su consumo. Además, la desaparición del régimen de pequeños contribuyentes (Repecos) también afectará a 90 por ciento de los establecimientos, pues sólo 5 por ciento de la industria restaurantera está conformada por grandes empresas, de tal modo que se incrementa el gasto y no hay un incentivo para el ingreso al desaparecer la deducibilidad en el consumo. Una de las intenciones de la reforma hacendaria supuestamente es hacer crecer el número de contribuyentes convidándolos a formalizarse; sin embargo, la no deducibilidad de los consumos opera en sentido contrario, ya que elimina la necesidad de requerir factura y de solicitarla al pagar con tarjeta de crédito.

Efectivamente, la mal llamada “clase media” y los restauranteros, fueron entre otros, leales impulsores de la campaña de Peña Nieto, y hoy la mentada Reforma Hacendaria los ubica en el cadalso.

Si así paga el gobierno de Peña Nieto a sus aliados, qué podemos esperar los demás.

Durmiendo con el enemigo…

DIGESTIF

Mal paga Miguel Alonso a Felipe Ramírez.- En la vida no hay nada más deleznable que la ingratitud. Esta sentencia viene a colación ante la ingratitud del gobernador zacatecanos para con sus aliados y eficientes colaboradores.

Felipe Ramírez Chávez, maestro rural por convicción, exalcalde del Teúl de González Ortega, exdiputado local y exlíder de la bancada del PRI en la LX legislatura, fue en pocas palabras quien mantuvo a flote a tan suigéneris grupo parlamentario, pero sobre todo, salvó al propio gobernador la mayoría de sus iniciativas enviadas al Congreso, muchas de las cuales la oposición e incluso los propios priístas rechazaban.

Por si esto no fuera suficiente, enfrentó al cuñado “incómodo” Simón Pedro de León Mojarro, quien llegó a sentirse gobernador, y empecinado en “gobernar”, se entrometía, ordenaba y tiraba línea a los priísta diputados si que nadie se atreviera a enfrentarlo, todos menos Felipe Ramírez Chávez.

Hoy el profe Felipe disfruta de merecidos días sabáticos, sin esperar nada en su futuro político, pues el gobernador no sabe de lealtades, mucho menos de agradecimientos.

Sino, pregunten a Felipe Álvarez…