Transporte público colectivo

Nuevamente se ha puesto en la mesa de las discusiones el asunto del transporte público colectivo, situación que, sin duda es espinosa y tiene muchas aristas, las mismas que se observan por la gran cantidad de intereses y protagonistas que intervienen.

Diversas administraciones han querido entrarle a este asunto, con muy pocos resultados; han sido numerosos los anuncios espectaculares donde se habla de una solución integral y sin embargo ha pasado el tiempo y el usuario, sigue padeciendo las mismas fallas, en un viacrucis que tienen que soportar más de 700 mil personas que utilizan regularmente este medio de transporte diariamente.

Se han invertido cantidades millonarias en los estudios y análisis; han sido numerosas las comitivas que lo mismo han acudido a Brasil o Guadalajara, para observar sistemas de transporte colectivo en ciudades desarrolladas, para tratar de adecuarlos a nuestra realidad metropolitana.

Ciertamente que no es un asunto fácil ni sencillo, razón por la cual nuevamente es motivo de atención por parte de todos los sectores involucrados.

Por una parte, los concesionarios se defienden, y hay momentos que quieren parecer blancas palomitas, cuando sabemos que hay acaparadores que valiéndose de prestanombres, son dueños de decenas de concesiones.

A su vez, los operadores, se les hace ver como víctimas, que están mal pagados, sin prestaciones y a merced de la autoridad que puede multarlos y que son ellos los que tiene que pagar esas infracciones, olvidando, por otra parte, la prepotencia y la actitud que es la causa principal de accidentes y congestionamiento de tráfico en toda la zona metropolitana.

La tan cacareada ley que en la anterior legislatura presentó Marcos Aguilar, con el discutido tema del seguro de vehículos obligatorio, hoy es rechazada y los diputados se ocupan más de pequeños detalles como las multas a los transportistas.

Nadie duda que el asunto del transporte público, es algo URGENTE que tiene que atenderse, pero visto de manera integral, como lo plantea al actual presidente de la mesa directiva, Braulio Guerra Urbiola.

También es claro que para regularlo, es necesario invertir muchos recursos económicos y de todo tipo, así como una actitud enérgica y decidida para meter en cintura a concesionarios y operadores.

Hoy se anuncia también que “en breve” se tendrán ya resultados de los sistemas de prepago, el túnel del transporte público, lo que significa circunscribirlo a un solo carril, y se habla incluso de situaciones más avanzadas como la posibilidad de establecer un sistema similar al metro.

En suma, podemos decir que aun con lentitud la situación está siendo atendida, pero no con la urgencia que la misma población lo demanda, pues no sólo son los usuarios, los que son víctimas constantes de mal trato y hasta groserías, sino que la funcionalidad misma de la ciudad, está en juego, afectando la calidad de vida de la metrópoli.

Esperemos que esta vez, que el tema está nuevamente en el tapete de las discusiones, tenga mayores resultados y no se quede –una vez más- en el empedrado camino a los infiernos que son las buenas intenciones.

Hasta la próxima.

Contacto: jazaragoza_@hotmail.com