El PRI derrotado y sin renovarse, en San Juan del Río

Su dirigente Maximiliano Hernández, aferrado a las ‘lealtades’ mediante la credencialización.

PRI
El PRI sigue sin renovarse en San Juan del Río y pretende seguir manteniendo a la militancia como de su propiedad, con una credencial de afiliación.

El PRI sigue sin renovarse en San Juan del Río y pretende seguir manteniendo a la militancia como de su propiedad, con una credencial de afiliación, que ya no es garantía de ‘lealtad’, ni permanencia en un organismo político.

Ahora resulta que el dirigente municipal de San Juan del Río, Maximiliano Hernández Ramírez, anuncia una campaña de afiliación de militantes, cuando es de entenderse que en este momento de derrota electoral y de haber caído abruptamente hasta el tercer lugar, pretenda obtener ‘lealtades’ cuando la gente no quiere saber nada de política.

El líder del tricolor, es el primero que debe renovarse en sus ideas y métodos políticos para ganarse a la gente, para que los jóvenes que son el principal motor en un proceso electoral, se sientan atraídos a participar en un partido político, ya obsoleto y sin ‘sentimientos’ sociales.

Es momento de que el dirigente o dirigentes de este organismo político, así como su ‘militancia’ también obsoleta, se dejen de lamentaciones y adopten una nueva política propositiva y de solución a las problemáticas sociales, pero también de inclusión y de confianza, a quienes pudieran seguirlos, que no vean monos con tranchetes y que se abran a nuevas ideas y proyectos, que ellos ya no tienen.

El PRI está prácticamente sepultado, sus dirigentes y líderes de organizaciones, que ya no les quedan muchos y menos que sean leales, deben renovarse, con nuevos métodos para ganarse la simpatía de la gente, que implica ceder los espacios a las nuevas generaciones.