Dirigente del PRI, antesala de derrota en 2018?

Si la ex candidata del PRI a la diputación por el IX Distrito, Vania Camacho, encabeza la fórmula para dirigir al PRI en el municipio, ahora entiendo la reciente reunión de ‘tragos’, que sostuvieron en conocido restaurante los ex alcaldes Gustavo Nieto y Fabián Pineda, quienes ya habrían acordado pronunciarse por la fórmula en la que también se incluiría a Maximiliano Hernández.

Pero también podría ser un indicador de la determinación de Tania Ruiz, que ante las circunstancias de crisis en el partido, haya decidido no contender en el 2018 por la presidencia municipal o alguna otra candidatura, al avizorar por anticipado una derrota contundente.

Y es que la ex esposa del delegado de la SAGARPA, en reciente entrevista con reporteros, dejó claro que por lo menos en la próxima contienda del 2018, no participará por una candidatura, al sostener que las presidencias se eligen cada tres años y todavía tiene tiempo para seguir trabajando desde cualquier otra trinchera.

Tania Ruiz se ha mostrado más inteligente que cualquiera de los otros aspirantes a suceder, en un supuesto, al actual alcalde Guillermo Vega Guerrero.

Y digo que en un supuesto, porque hasta el momento nada está claro y si en cambio el edil de extracción panista, ha estado realizando un muy buen trabajo, pese a que a muchos les incomodan las obras que ha realizado y que ha estado cumpliendo.

Pero sobre todo, buscan demeritar sus acciones, aun cuando se dan cuenta de la capacidad de gestión que ha demostrado, para que también el gobernador Francisco Domínguez, no haya dejado de apoyar a San Juan del Río, como lo hicieron en su momento otros gobernantes emanados del PRI y PAN.

Tania Ruiz, fue contundente al manifestar que las decisiones del partido deben dejar de ser tomadas por dos o tres personajes, que bien podrían ser Fabián Pineda Morales, Gerardo Sánchez y Gustavo Nieto Chávez, así como Jacaranda López Salas, quien desde el ‘silencio’ todavía mueve sus hilos para mantener el control de este organismo y por consecuencia a los que podrían respaldar una candidatura afín a su grupo político.

Con la llegada de Vania Camacho a la dirigencia del PRI municipal, se estaría abriendo la brecha para que Fabián Pineda Morales, volviera a buscar la alcaldía, pues está claro que fue el que le ‘financió’ la campaña en las elecciones pasadas, por lo que ahora Vania tendría que pagar el ‘favorcito’, del que todavía tiene deudas.

Pero no debemos de perder de vista que en el PRI las cosas ya no son las mismas que hace años, el control de los votantes ya no lo tienen unos cuantos, ni los grupos de la ‘vieja guardia’ o los del llamado ‘Grupo Renovación’ como se denominan, pues son los que menos votos pueden garantizar y los que más fácil podrían vender su voto.

La política de antaño que se aferra a seguir manejando el PRI, ya no cabe en estos momentos de descrédito que cada uno de los actores que buscan apoderarse del partido tiene, desde actos de corrupción, traición y entrega, de candidaturas y triunfos.

La historia no se olvida, y menos en política. Es hora de que el PRI le abra las puertas a nuevos actores, jóvenes y mujeres, con ideas frescas y proyectos renovadores o estarán perdidos.

Hoy más que nunca el PRI no debe imponer la dirigencia, menos a los candidatos, si la decisión es acertada, pueden tener un avance, de lo contrario, seguirán sepultados.

Claudia Edith Guerrero, Víctor Rocha, Ana Lilia Alegría y los que pudieran sumarse, son actores políticos que tienen sangre fresca y que merecen la oportunidad de que demuestren que el PRI en realidad está dispuesto a renovarse.

No quisiera pensar que la ex presidenta del DIF municipal Tania Ruiz, haya adoptado la decisión de no pronunciarse por un espacio político en las próximas elecciones, porque desde este momento vea perdido al PRI. Si es así, estaría demostrando que se trata de una política inteligente. Con esta entrega, reanudamos nuestra opinión después de mucho tiempo de estar en descanso, hasta la próxima.