“Violencia”, entre el fondo y la forma en la elección de Martha Erika Alonso en Puebla

Martha Erika
La elección y la validación electoral del triunfo de Martha Erika Alonso Hidalgo, están llenas de simbolismo que en la forma apunta al fondo.

Si, como decía el ideólogo priista Jesús Reyes Heroles, en política forma es fondo, la elección y la validación electoral del triunfo de Martha Erika Alonso Hidalgo, la panista que abanderaron en conjunto PAN-PRD-MC y los partidos locales PSI y CPP para ocupar la gubernatura del estado están llenas de simbolismo que en la forma apunta al fondo.

La jornada electoral fue, sobre todo en la capital del estado, violentada por grupos armados que irrumpieron en las casillas, amedrentaron a funcionarios y personas que se encontraban ahí para ejercer su derecho al voto, robaron urnas, vandalizaron casillas e hirieron personas.

Violenta, en menor medida pues no hubo armas de fuego ni balazos, fue también la irrupción de militantes de Morena en un centro operativo electoral que el Frente instaló en el hotel MM, en donde fueron halladas actas de escrutinio y cómputo –calificadas como legal por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade)– pero también copias originales de las actas que se colocan afuera de los paquetes electorales y vehículos de uso oficial que se usaron para el traslado de documentación electoral a favor de una coalición política –sobre esto la Fepade aún no se ha pronunciado.

Violenta en lo simbólico fue también la manera en que el Instituto Estatal Electoral (IEE) fue sitiado por no menos de 500 policías municipales, estatales y hasta federales –incluida la Gendarmería– en todo su perímetro, con un corte total a la circulación en las dos direcciones del bulevar Atlixco la mañana de este domingo 8 de julio, para la entrega de la constancia de mayoría a la panista.

“Violencia” fue también la palabra que más se repitió durante la sesión que se llevó a cabo en el IEE para validar los conteos distritales que muestran que la panista obtuvo un millón 152 mil 978 sufragios válidos, mientras que el abanderado de Morena logró sumar 1 millón 30 mil 924 sufragios, es decir 122 mil 54 votos menos que su contrincante.

En la sesión el diputado electo y representante del Partido del Trabajo en el IEE, José Juan Espinosa, y el representante del PAN, Francisco Gárate se acusaron una y otra vez de “violentos”.

“Violencia” fue la palabra que más repitió Martha Erika en su brevísimo discurso en el IEE tras recibir la constancia de mayoría.

“Lo primero que quiero decirles esta tarde es que ganó la verdad sobre la violencia y la mentira de otros partidos políticos. (…) Hago un llamado a todas las fuerzas políticas, incluso a la intolerancia de Morena, para que respetemos la voluntad de los ciudadanos y las ciudadanas expresados en las urnas. Agotemos siempre nuestras diferencias a través de los canales institucionales, porque estoy convencida que la violencia jamás será el camino”, dijo Martha Erika Alonso.

Después bajó al estacionamiento del inmueble, en donde se instaló un sala de prensa para que los medios pudieran seguir el acto protocolario, se dejó fotografiar con su constancia de mayoría y se fue a festejar en el centro de espectáculos Acrópolis a donde fueron convocados los trabajadores del estado para acompañar a la gobernadora electa, que en la forma también apunta al fondo de una administración que empezará formalmente en diciembre próximo.

* Este artículo fue retomado del portal ladobe.com.mx
(Ernesto Aroche Aguilar)

Comentarios