La nueva era no es el fin del mundo

El inicio de una nueva era no es el fin del mundo, como todos creían, es una nueva faceta de la vida en la tierra, donde todo tiene que elevarse a una vibración mayor.

Es una etapa de evolución energética y espiritual, en la que todos los seres humanos tendrán que despertar de una vibración baja, para poder entrar en una nueva forma de convivencia entre los habitantes.

Los cambios en la atmosfera, la depresión, la separación de parejas, las guerras, violencia y malos gobiernos, así como las drogas, el alcoholismo y muchos otros factores que están descomponiendo el planeta, son resultado de los cambios que se están realizando y que no todos van a poder superar.

Es necesario que los seres humanos nos percatemos del daño que hemos estado haciendo a la madre Tierra con el deterioro ecológico, la muertes, enfermedades y violencia en muchos lugares, son también síntomas de que no estamos haciendo caso a los mensajes que deberíamos atender.

Muchos de los que han recibido el mensaje, están despertando y haciendo cambios, no solo en su interior, de manera espiritual, sino en la sociedad, siendo mejores personas y esparciendo su aprendizaje para que cada vez más, el mundo se vuelva más receptivo, armonioso y lleno de positividad.

Los cambios están siendo adoptados de manera rápida por muchas de las personas en el mundo que tienten la necesidad de elevar su espiritualidad, la vibración se expande en una nueva era y solo sobrevivirán los que adopten los cambios, los que tengan la misma vibración, los que no se resistan. Muchos otros simplemente se extinguirán.