Corrupción y amago deportivo en San Juan del Río

El alcalde de San Juan del Río Fabián Pineda Morales, tiene la gran oportunidad de iniciar su gobierno con el saneamiento de la corrupción que se ha radicado desde gobiernos anteriores en la administración municipal que encabeza.

Si el edil no se deja presionar por los grupos de poder político en el municipio y organizaciones en las que impera la corrupción, seguramente su gobierno va a trascender, de lo contrario, sólo incrementará las cuotas de poder que han atado de manos a los anteriores gobernantes de San Juan del Río.

Fabián Pineda Morales, tiene grandes retos en ese tema, sobre todo para ‘sacudirse’ las imposiciones políticas que hubo para armar su gabinete.

De entrada, el edil de extracción priísta debe hacer valer que no ganó las elecciones con los favores de su antecesor o de su dirigencia, que a fin de cuentas, proviene del mismo linaje político de Nieto Chávez, que fue el que impuso a José Salum en ese cargo.

El gabinete de Fabián Pineda Morales, debe ser saneado antes de que sea demasiado tarde. Ahora que se tiene bien identificado de donde vienen arrastrando las ‘cuotas de poder’, es el momento de que el edil destape la podredumbre que existe.

Y es que de no atender las problemáticas que existen, se expondría la gobernabilidad del municipio, sobre todo con situaciones como la que se están dando en el deporte, donde uno de los más corruptos dirigentes de las ligas deportivas trata de amagar a la administración que recién inicia, con manifestaciones para imponer la restitución en la administración de su familia.

Es claro que el amago de Óscar Martínez López, tiene intereses económicos fuertes, de corrupción y de beneficio familiar, cuando lo que busca es seguir manteniendo a su familia en la nómina y continuar de ‘aviador’ en el gobierno priísta, luego de andar de saltibanqui en otros partidos políticos.

Además se sabe que el ex regidor, también mantiene el control de bebidas alcohólicas en los campos deportivos, de lo que obtiene jugosas ganancias. El municipio debe meter en cintura este tipo de irregularidades, que en nada contribuyen a la erradicación de adicciones y por el contrario afectan la salud de la jóvenes.

Y es que no se puede exigir mayores y mejores espacios deportivos para los jóvenes en el municipio, cuando lo que se pretende es extender el monopolio de su control, que le deja grandes beneficios, sino ampliar su red de venta clandestina de bebidas alcohólicas, lo que también debe ser regulado por el gobierno entrante.

El amago de Óscar Martínez, no está ajeno a las cuestiones políticas, pues se habla del interés que tiene por apoyar a uno de los funcionarios entrantes de Fabián Pineda, para trabajar desde ahora, por una próxima candidatura.

El deporte, es una de las banderas endebles que tiene la administración por la falta de espacios en buenas condiciones, pero no es un problema propio del actual edil, sino de su antecesor que lucró y permitió una corrupción exagerada de sus colaboradores.

De ahí que Fabián Pineda no se debe dejar amedrentar de seudo líderes que se venden al mejor postor político.

El ‘sacrificio’ de el coordinador del deporte es prácticamente un hecho, el hilo se rompe por lo más delgado, sin embargo deben caer otros funcionarios, que desde ahora ya trabajan con tintes políticos para las próximas elecciones.

Tampoco se debe permitir que ‘abanderando causas deportivas’ se sacrifique el trabajo que apenas inicia un gobierno, para sanear todas las corrupciones.