Padres encargan a la Guadalupana ingreso a “prepa” de sus hijos

"¡Se lo encomendé a la virgencita!", aseguró Margarita, mientras esperaba que su nieto terminara de hacer el examen de ingreso a la preparatoria. Foto: Twitter.

México, 23 Jun (Notimex).- “¡Se lo encomendé a la virgencita!”, aseguró Margarita, mientras esperaba que su nieto Rubén terminara de hacer el examen que le permitiría ingresar a una escuela de nivel medio superior, luego de que su mamá no lo pudo acompañar porque hoy dio a luz a su hermanito.

Frente al plantel del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) en Coyocán, Margarita, de 63 años de edad, aguarda bajo los rayos del sol al igual que decenas de padres de familia, nerviosos. Al ir saliendo, los estudiantes fueron recibidos ovaciones.

Rubén se preparó con un curso durante todas las tardes después de clases y también los fines de semana, que tuvo un costo de cuatro mil pesos. Sus padres, quienes a duras penas tienen para llegar a la quincena con un salario conjunto de cinco mil pesos, se metieron a una tanda para pagarlo, sin garantía de ingreso.

Margarita permaneció en el lugar durante más de tres horas, sentada en la banqueta; cerraba los ojos pidiendo a la virgencita de Guadalupe “buen tino” para que su nieto acertara en las 128 preguntas de la evaluación de opción múltiple.

Dijo que llegaron a las 7:00 horas y su nieto tenía que presentar a las 9:00 el examen con el que espera quedarse en la Preparatoria 5 José Vasconcelos, en Coapa.

“No es muy aplicado, pero tampoco es burro. Dice mi hija que salió con 8 de la secundaria. El curso que tomó salió muy bien, entonces se va a quedar, creo que va a quedar, estoy segura”, confió.

Juan, papá de Karla, de 15 años, espera nervioso. También pagó un curso que aunque representó un sacrificio económico, confía en que valga la pena. Es uno de los padres de los más de 310 mil estudiantes que presentaron hoy el examen para ingresar a educación media superior.

“Lo único que le puedo dar a mis hijos es educación. Es mi primera hija que llegará a prepa y estoy contento, aunque me haya endeudado”, subrayó.

Para Ana, quien espera a su hijo Omar, de 14 años, los cursos representan mayores posibilidades de continuar los estudios, por eso también pagó uno. “Ya sabe que las escuelas no dan mucho, si no los preparamos no se quedan en ningún lado”.

En su caso, le ofrecieron facilidades para pagarlo, a semana o a la quincena, pero si se pagaba completo te daban descuento, comentó.

Ana está segura de que su hijo se quede en la escuela que quiere, porque pasó varios simulacros de examen, además opinó que con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador hay más posibilidad que los jóvenes sigan estudiando.