Modernización del TLCAN implica reglas que constituyen reto

modernización
La modernización del a TLCAN establece una serie de reglas y disciplinas novedosas que representan una oportunidad para los empresarios e industriales.

Tijuana, 18 Oct (Notimex).- La modernización del acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá establece una serie de reglas y disciplinas novedosas que representan una oportunidad para los empresarios e industriales mexicanos.

El presidente del corporativo TLC Asociados y miembro acreditado del cuarto de junto en la negociación del TLCAN, Octavio de la Torre, dijo que el acuerdo permitirá tener un acceso entre Estados Unidos y México más ágil.

Indicó que serán disciplinas como Pymes, comercio digital, anticorrupción, administración aduanera y facilitación comercial, entre otros capítulos novedosos y serie de reglas que representan una oportunidad para el empresario mexicano.

Detalló, en entrevista con Notimex, que el capítulo de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) invita a los tres países a generar literatura, coordinar esfuerzos para la obtención de herramientas y acceso a sus tres mercados.

Agregó que el capítulo de administración aduanera y facilitación comercial se refiere a la eliminación del formato tradicional del certificado de origen para que los empresarios puedan hacer la declaración de origen en cualquier documento comercial.

“Eso nos habla de una proyección o facilitación muy interesante porque ya no tendrán problemas los empresarios con el formato mientras cumplan con estos requisitos mínimos, y va a permitir que se genere una mayor agilidad”, expuso.

Ello implica una serie de homologaciones, certificaciones, recomendaciones entre los tres países, “los capítulos de solución de controversias se mantienen, son temas que no debemos perder de vista”, añadió.

Recordó que esta modernización no la pide México, sino Estados Unidos, “y entramos en un escenario que nos haga en cierto momento ir cuesta arriba, y dentro de la primera modernización de México era no perder lo que se había logrado”.

También, mantener el libre acceso y eliminar cualquier tipo de restricción que pudiera imponérsele a importadores y productores mexicanos, “y que no nos impusieran cuotas o aranceles adicionales a los que ya se tenían”, anotó.

Agregó que existe un reto y una gran área de oportunidad que tiene que ver con la forma en la que se va a calificar, que un bien pueda gozar de las preferencias de este acuerdo comercial.

“Hay una reconfiguración en algunos productos de lo que se denominan reglas de origen, que permitirá con un buen programa de políticas públicas, que el empresario nacional e inversión extranjera se incrusten dentro de las cadenas de valor”, dijo.

“Generaría que nuestros productos tuvieran mayores insumos de la región, que los procesos estuvieran sujetos a una mayor tecnología”, manifestó el especialista durante la entrevista.

“Eso nos implica un gran reto porque el industrial nacional, el productor y el fabricante nacional pudiera, con la configuración de estas reglas de origen, incrustarse dentro de la cadena de valor de varias industrias”, abundó.

Entre ellas, la automotriz, la aeronáutica, “incluso en la forma en que el empresario tiene que ver el comercio, sería muy interesante para esta zona porque podríamos incluso fomentar el tema del conocimiento, investigación, ciencia y tecnología”.