Migrantes enfrentan dificultades al intentar cruzar frontera

migrantes
Los candidatos presidenciales sostendrán este domingo un debate en la ciudad de Tijuana, en donde el tema de la migración ocupará parte importante de mismo. Foto: Notimex.

San Luis Río Colorado, Son., 19 May (Notimex).- Los candidatos presidenciales sostendrán este domingo un debate en la ciudad de Tijuana, en donde el tema de la migración ocupará parte importante de mismo.

Dicho día, al igual que todo el año, el flujo migratorio se mantiene en los estados fronterizos, como el caso de Sonora, donde las principales problemáticas planteadas por los migrantes que arriban a la frontera, son los riesgos que enfrentan en circunstancias de cruce.

En el caso de muchos migrantes mexicanos, siguen en la búsqueda del sueño americano con esperanza de mejores salarios, aún con las dificultades que significa el cruce indocumentado por la frontera Sonora-Arizona, y los operativos que ha reforzado la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

El migrante procedente de Sinaloa, Mario Solórzano, comentó que “la Migra siempre va a tratar de detenernos, pero desde hace mucho tiempo lo están haciendo, y no creo que eso asuste a la gente”.

Comentó que mientras las personas necesiten trabajo y paguen bien en la Unión Americana, la gente seguirá intentando el cruce al vecino país, “además porque han oído de otra gente a la que le ha ido bien”.

Asumió que en su caso desea llegar al vecino país para contratarse en labores de los campos agrícolas, porque sabe por personas conocidas que se puede ganar buen más dinero.

Para los migrantes centroamericanos, una de las principales razones del fenómeno migratorio es la situación de seguridad pública que se vive en sus países de origen, así que buscan paz y tranquilidad.

El migrante de El Salvador, Julio Aimar Castro, estimó que la mayoría de sus paisanos huyen de su país de origen porque hay mucha delincuencia, en particular por la pandilla Mara Salvatrucha.

Entrevistado en el Centro Histórico de esta frontera de Sonora, brevemente comentó que “aquí en México puedes andar en la calle, si se oye de casos, pero allá en El Salvador no se puede andar en la calle”.

Comentó que los maras tienen controlado todo, y todos los habitantes tienen que darles dinero “si no te golpean, se llevan a tus hijos para reclutarlos”.

Manifestó que, si las autoridades no pueden contra los pandilleros, pues puede ser que haya corrupción.

Por su parte, el migrante de Honduras, Hipólito Jiménez Crescencio, agradeció el apoyo humanitario que le han dado los mexicanos en su camino a Estados Unidos, el cual se refleja en las casas de asistencia.

Entrevistado en el exterior de la Casa del Migrante “La Divina Procidencia”, dijo que el apoyo que le brindaron en ese albergue es un alivio para la situación de quienes, como él, andan prácticamente en la calle.

“A veces caminamos en la carretera, a veces nos llevan de ‘raite’ (aventón), pero estamos cansados y al llegar a las casas podemos descansar”, expresó.

Comentó que, en dicho sitio, ubicado en avenida Zaragoza de esta ciudad, pudo alimentarse, usó los servicios para bañarse y pudo tener una cama durante la noche, y todo se lo proporcionaron de manera gratuita.

Dijo que salió de su país por la situación de seguridad pública, aparte de que no hay empleo en ninguna parte y es mal pagado, por lo que espera mejorar su situación económica en Estados Unidos y ayudar a su familia.

Antes de llegar a San Luis Río Colorado, también recibió apoyo de la casa de asistencia ubicada en el municipio Altar, Sonora, cuyo nombre no recordaba pero que es el Centro Comunitario de Atención al Migrante y al Necesitado.

Situaciones de cruce indocumentado

Hasta la primera semana de mayo sumaban 52 personas varadas o perdidas en el desierto entre Sonora y Arizona, que habían sido rescatadas por oficiales de la corporación, informó la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

En un comunicado, la corporación indicó que cuando menos siete de las personas rescatadas activaron balizas o torres de rescate ubicadas en la zona desértica.

Explicó que el Sector Tucson del límite fronterizo mantiene 34 balizas de rescate equipadas con luces estroboscópicas, pueden ser vistas durante la noche, y emiten una señal cuando se activan mediante un botón, por lo que generan una respuesta inmediata del puesto de la Patrulla Fronteriza más cercano.

“A medida que aumentan las temperaturas, los funcionarios de la Patrulla Fronteriza del Sector Tucson quieren recordar al público que esta época del año es un momento especialmente peligroso en los desiertos de Arizona”, puntualizó.

Es físicamente imposible para una persona promedio cargar suficiente agua para sobrevivir varios días caminando por el desierto de Arizona, advirtió, además, la falta de infraestructura en áreas remotas hace imposible encontrar ayuda rápidamente en una emergencia.

Como resultado, los agentes de la Patrulla Fronteriza a menudo encuentran migrantes que fueron abandonados porque no pudieron mantener el paso con su contrabandista de personas, destacó.

Aunque el Sector Tucson emplea a más de 275 técnicos de emergencias médicas y más de 20 paramédicos, no hay garantía de que se encuentre a alguien varado en un área remota a tiempo para evitar la pérdida de vidas, avisó.

“El desierto de Arizona no muestra misericordia para aquellos que no están preparados para su terreno remoto, duro y clima impredecible”, por lo que la Patrulla Fronteriza aconseja a cualquier persona en peligro que llame al 911 o que active un faro de rescate lo antes posible.

Por otra parte, autoridades de México y Estados Unidos han advertido a los migrantes a no dejar que los transporten en las cajuelas de los vehículos, pero la Patrulla Fronteriza continúa descubriendo a personas en esos compartimientos.

Entrevistado en el Centro Histórico de esta ciudad, el migrante de Sinaloa, Armando Campos, manifestó que eso sucede porque muchas personas se desesperan por cruzar a los Estados Unidos, como sea.

“La verdad no sé si dejaría que me cruzaran en la cajuela. Porque lo que queremos es llegar al otro lado”, comentó brevemente, aunque reconoció que elementos del Grupo Beta le recomendaron que no debía dejarse “encajuelar” por los contrabandistas.

Expresó que en su lugar de origen sí hay trabajos, pero pagan menos sueldo, por eso quiere llegar a la Unión Americana, donde espera trabajar en los campos agrícolas y hacerse de un capital.

En un comunicado, la Patrulla Fronteriza en Arizona, indicó que oficiales arrestaron a dos ciudadanos estadounidenses después de encontrar a un migrante salvadoreño, de 24 años de edad, en la cajuela de su vehículo sedán marca Mazda.

Precisó que eso ocurrió el pasado domingo por la noche durante una inspección secundaria en el puesto fronterizo de inmigración de la Ruta 15 cerca del poblado Casa Grande, en el Sector Tucson.

Ambos hombres permanecerán bajo custodia a la espera de la disposición de un tribunal sobre sus cargos, mientras que el ciudadano salvadoreño, también arrestado, fue procesado por violaciones de inmigración.

También, agentes de la Patrulla Fronteriza del Sector Yuma, asignados al puesto de control migratorio Interestatal 8, detuvieron a un ciudadano estadounidense que intentaba contrabandear a cuatro mexicanos el fin de semana.

Aproximadamente a las 10:00 horas del domingo, un equipo de la Patrulla Fronteriza K9 remitió un vehículo marca Chrysler 300, modelo 2018, blanco, para una inspección secundaria después de que el perro de la Patrulla Fronteriza alertó sobre un olor que fue entrenado para detectar.

Una búsqueda posterior del vehículo reveló a cuatro nacionales mexicanos indocumentados en el maletero trasero -cajuela- del vehículo sin medios de escape, dijo.

La conductora, una ciudadana estadounidense de Tehachapi, California, de 41 años, fue arrestada por trasladar a los migrantes, y los cuatro nacionales mexicanos fueron arrestados por entrada inapropiada de extranjeros.

Patrulleros fronterizos advirtieron que estar encerrado en una cajuela de vehículo y con las altas temperaturas de Arizona, se convierte en un riesgo considerable para una persona.