Esperan hasta 10 horas para cargar combustible en Querétaro

Querétaro, 12 Enero 2019.- A pesar de que diversos actores políticos aseguran que como tal no hay problema de abasto en las gasolineras de Querétaro y que el suministro se regularizará en los próximos días, lo cierto es que la población sigue haciendo filas para cargar combustible.


Durante un recorrido por diversas estaciones de gasolina de la ciudad, se observan vehículos que pareciera que están estacionados, sin embargo, los conductores los dejaron apartando lugar para cuando lleguen las pipas para surtir las estaciones de servicio, mientras que, en donde hay gasolina las filas alcanzan hasta los 3 kilómetros.

Enrique González López, se encuentra en una de las gasolineras que se ubica sobre Constituyentes y comentó que ayer llegó a hacer fila a las 10:00 horas y hasta las 20:00 horas pudo cargar combustible.


“Hoy me tocó venir a cargar gas al vehículo de mi esposa aquí en una de las gasolineras de 5 de Febrero y estoy desde las 7 de la mañana y hace dos horas nos dijeron que estaba por llegar una pipa que supuestamente viene de Tabasco”.

Confió en que no le toque esperar mucho porque ayer se “aventó” todo el día formado en la gasolinera de Constituyentes, al referir que además tienen que estar al pendiente para que no le agandallen su lugar.


María del Socorro Rendón Flores, refirió que ayer llegó gasolina a la estación de Galindas por lo que se formó durante cuatro horas y cuando estaba casi por tocarle les avisaron que ya no había gasolina y que sería hasta el domingo o el lunes cuando les surtieran.

Hoy, dijo, está formada desde las 9:00 horas en la gasolinera que está en Punta Esmeralda, pero hasta el momento no ha podido surtir porque están a la espera de que en el cambio de turno los puedan abastecer.


“Me vine a esta gasolinera porque me dijeron que aquí si estaban surtiendo y antes de llegar pasé por varias de la avenida 5 de Febrero y la mayoría estaba cerrada, esperemos que llegue pronto la pipa y pueda cargar”.

Señaló que se quedará en esta gasolinera hasta que le surtan gas porque ya se quedó en rojo su tanque y además trae un bidón de 5 litros que es lo que le dijeron que puede cargar para tener algo más de reserva.

Luis Antonio Castro Ruiz, refirió que a través de un grupo de Watts App que se creó se informa sobre las estaciones de servicio en donde hay combustible y así él ya va a lo seguro, aunque reconoce que en ocasiones cuando llega el combustible ya se terminó.


“Estoy en un grupo de Watts donde indican dónde puedes ir a cargar gas o en que estación hay poca gente y así ya voy a lo seguro”.

Santiago Rosales Casillas, afirmó que por su trabajo tiene que cargar gasolina por lo menos tres veces a la semana y ahora ante esta problemática sólo llega a surtir dos que le complica en gran medida su labor pues debe abastecer de productos varios establecimientos de la ciudad.

“La verdad es que a mi si me afecta demasiado el hecho de no tener gasolina y sobre todo que espere hasta cinco horas en una gasolinera para ver si me despachan o si va a alcanzar la gasolina, en verdad espero que esta situación se reestablezca pronto porque como siempre los más perjudicados siempre somos los ciudadanos”.

El comerciante ve bien que el gobierno federal esté implementando este tipo de estrategias para combatir el robo de hidrocarburo, pero también debió pensar las consecuencias que habría al momento de cerrar los ductos de Pemex.

“Creo que le señor Andrés Manuel no midió las afectaciones o repercusiones que habría cuando nos dejara sin combustible a todos los ciudadanos, al menos a los de los 10 estados que estamos sufriendo de desabasto”.

Los despachadores de las estaciones de servicio aseguran que por lo regular las pipas llegan en la madrugada, pero sólo duran abiertas unas cinco horas.

Luis Fernando Castro Solís, aseguró que los están surtiendo cada tres días y casi siempre en la madrugada.

“La pipa llegó el viernes en la noche y se terminó hoy a las 10 de la mañana por lo que después de esa hora volvemos a cerrar hasta que nuevamente nos llegue el combustible”.

REPORTÓ | KATIA LEMUS