Manufactura 4.0, el camino a nuevos modelos de negocio

México requiere hacer cambios culturales y apostar a la innovación.

Manufactura
Para que las empresas mexicanas pueden tener la capacidad de desarrollar sus productos se requiere transitar de la industria de manufactura al proyecto 4.0. Foto: NTX.

Querétaro, 26 Oct (Notimex).- Para que las empresas mexicanas pueden tener la capacidad de desarrollar sus productos y migrar hacia la innovación, se requiere transitar de la industria de manufactura al proyecto 4.0.

En ello coincidieron directivos de empresas nacionales y transnacionales de las industrias metalúrgica, aeroespacial, tecnologías de la información y de educación, durante la mesa redonda “Los efectos de la manufactura 4.0 en México”.

“El mundo ya cambió”, manifestó el director ejecutivo de T-Systems, Juan Manuel Kuri, al señalar que en la actualidad se atraviesa por una cuarta transformación que puede aprovecharse para elevar la productividad y alcanzar una mayor producción.

Señaló que la manufactura 4.0 combina las tecnologías de la información, los datos y la analítica, para crear nuevos modelos de negocio con alto potencial y establecer diferentes formas de trabajo al interior de los sectores productivos del país.

Esta revolución tecnológica podría incrementar hasta 20 por ciento la producción global durante los próximos años, de acuerdo con la consultoría Accenture, y México debe ser parte de esa corriente.

A decir de Manuel Álvarez, especialista en manufactura de McKinsey and Company, el internet de las cosas (IoT), datos y dispositivos inteligentes han aparecido de manera acelerada y, en conjunto, son una fuente de valor y conectividad que pueden transformar los procesos industriales tradicionales.
La capacidad de cómputo es hoy muy superior a cuando se realizó el primer viaje espacial, los datos actuales exceden mucho a los generados durante miles de años y para 2025 habrá 50 mil millones de objetos conectados, expuso.

“Esto nos da una capacidad tremenda para poder (…) tomar decisiones”, argumentó el experto, quien reiteró que el cambio tecnológico es ya una realidad, empero, debe vencer varios retos para avanzar en la línea de la era digital.

Para lograrlo se requiere hacer cambios culturales en las industrias, porque todavía hay “una resistencia grande” a migrar hacia la digitalización y no es sólo en México, sino a nivel global, refirió Ester Codina, directora general de Sandvik Coromant México.

Dijo que si bien las grandes industrias mexicanas se encuentran en el proceso de maduración y de manera gradual evolucionan hacia manufactura avanzada, el mayor desafío es más visible en compañías más pequeñas porque son la que menos inversión destinan.

Además, consideró que el problema también obedece al pretender tener resultados y el retorno de ganancias en el corto plazo y “es ahí donde también se debe hacer el cambio cultural”.

Más desafíos
Datos de la firma PriceWaterhouseCoopers (PwC) muestran que el continente americano tiene un nivel de digitalización de apenas 32 por ciento. Y aunque países como Alemania ya aprovechan los beneficios de la manufactura digital, en México se espera que este proceso se generalice durante los próximos cinco o 10 años.

“No es tan costoso implementar los aditamentos de 4.0, como sí es tortuoso el cambio cultural que tenemos que dar como país”, coincidió el director de Desarrollo de Proveedores Industriales de Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia), Xavier Hurtado.

Kuri opinó que en México y otros países emergentes reciben el proceso de la manufactura 4.0 posterior al de las naciones industrializadas, debido al modelo económico y la idiosincrasia de los negocios.

La falta de infraestructura de Internet es otro desafío que debe resolverse pronto, porque en poco tiempo seré mayor la cantidad de dispositivos conectados y el número de datos para tomar decisiones, comentó.

Manuel Álvarez remarcó que las aspiraciones y las metas de crecimiento económico se podrán cumplir sólo si se reduce la brecha digital, “porque lamentablemente tenemos en México tenemos dos mundos”.

Por un lado se tienen empresas que son capaces de competir a nivel global y, por otro, hay un rezago importante. “Si no (combatimos) ese rezago y tenemos un desempeño mucho más homogéneo, no hay forma de que podamos cumplir con las metas de productividad”, enfatizó.

Educación, clave en 4.0
“La (manufactura 4.0) ya no es una opción, ya la tenemos aquí”, insistió Juan Carrizales, director de Ingeniería de Fabricación de American Axle and Manufacturing AAM, quien llamó a acercar al sector productivo, la academia y los centros de investigación.

Es necesario hacer una mayor inversión en investigación y desarrollo, rediseñar los planes de estudio y dotar a los estudiantes de que demandan las empresas, expresó.

Cifras revelan que 44 por ciento de los empleadores afirman que es difícil contratar a personas con las habilidades adecuadas y 40 por ciento de los jóvenes no se sienten listos para ser parte del mercado laboral.

Si bien México ha incrementado de manera importante su inversión en investigación y desarrollo, aún destina –como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB)— 0.6 por ciento frente a 2.4 por ciento que hacen otros países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

A pesar de lo anterior, los especialistas confiaron en que México es capaz de desarrollar una manufactura digital para tener una economía más fuerte y un desarrollo más equitativo.