Reaccionan organizaciones por violencia y discriminación a reina de la feria en San Juan del Río

Querétaro, 17 Mayo 16.- Las diversas publicaciones que se han realizado en algunos medios de comunicación y sobre todo en redes sociales, en contra de Catalina Soto, reina de la Feria de San Juan del Río, fueron calificadas por organizaciones civiles de Querétaro como violentas y discriminatorias.

Y es que desde hace semanas, algunos medios de comunicación ventilan la vida privada de la joven, juzgándola por ser “demasiado fiestera” o insinuando que mantiene relaciones amorosas con un integrante del cabildo, robando además fotos de su página de Facebook y basándose en rumores, por lo que ha sido expuesta, juzgada y violentada en las redes sociales.

De ahí que Edmundo Ramos Gutiérrez, de de la organización S.O.S Discriminación y maestro en estudios de género identidad y ciudadanía, señaló que los argumentos vertidos solo demuestran los estereotipos que se tienen en contra de las mujeres, señalando que las cosas del ámbito privado no pueden influir en su vida pública.

“Ahí estaríamos hablando de una discriminación, es una cuestión donde no se ha solicitado ciertas características para un candidato o candidata, esas cuestiones no deben de influir, no debería de influir el juicio y el estigma social sobre su vida privada por ser mujer”.

Por su parte Aleida Quintana del grupo interdisciplinario T’ek’ei, señaló que es violento que la estigmaticen por su vida privada e incluso fue más allá al señalar que este tipo de nombramientos tipo certámenes de belleza estereotipan a las mujeres.

“Se estigmatiza a la mujer y cualquiera que salga de la norma será juzgada y lo más violento es que en su caso ha sido expuesta públicamente (…) lo delicado es que tipo de estereotipos están legitimando con este concurso y los medios de comunicación”.

Finalmente consideró que estas tradiciones podrían objetivizar a las mujeres para que cumplan con ciertos cánones de belleza y comportamiento apropiado a consideración de la sociedad.

“Creo que esas tradiciones se han modificado y que ahora están más cercanas a la idea occidentalizada del ser mujer y la imagen occidental del deber ser de una mujer se ha objetivizado y la objetivizacion es violenta por que anula, invisibiliza, y cosifica a las mujeres”, puntualizó.