Obras perjudican a comercios en Corregidora

obras
Cualquier obra por muy pequeñas que parezcan implican en ocasiones un malestar en la sociedad por el polvo y el ruido de la maquinaria.

Querétaro, 3 Noviembre 2018.- Las obras por muy pequeñas que parezcan implican en ocasiones un malestar en la sociedad por el polvo y el ruido de la maquinaria, pero la molestia aumenta cuando los negocios registran pérdidas económicas.

Los comerciantes que se encuentran en la avenida Hidalgo y Camino al Cerrito en el municipio de Corregidora reconocieron que si bien las obra era necesaria, pues ya se estaban formando grandes baches, también consideran que en los 15 días que lleva la obra, les ha dejado cuantiosas pérdidas económicas.

Norma Sotero propietaria de una florería aseguró que perdió clientes porque como la calle se encuentra cerrada, la gente opta por tomar rutas alternas que la lleven a otros lugares más concurridos y con menos tráfico vehicular.

“La gente dejó de venir porque por el ruido y el polvo prefieren irse a otros negocios donde no tengan que padecer ninguna molestia y puedan moverse fácilmente”.

Destacó que la urgía la obra en la zona, pues el drenaje ya se estaba saliendo de control, pero además el olor estaba provocando algunas enfermedades. “Sabemos que la obra es necesaria sobre todo porque el problema se estaba saliendo de control y podría causar enfermedades gastrointestinales, pero en verdad esperemos que no demoren mucho porque si nos está afectando bastante”.

María Avendaño Romero, encargada de una tienda de abarrotes advirtió que por el tiempo que dura la obra estiman pérdidas económicas de hasta 80 por ciento, pues aunque el municipio aseguró que la reparación del drenaje que ya expedía fétidos olores durará 20 días, ellos estiman que el tiempo será mayor.

“El municipio nos aseguró que la obra duraría un mes, pero ya llevan 15 días y no vemos claro y de alguna manera esto representa una pérdida económica a nuestro patrimonio, pues los clientes optan por ir a otro negocio donde no tengan que meterse entre el polvo y el ruido que genera la maquinaria pesada”.

Luis Manrríquez Díaz, negó que el municipio cumpla en tiempo y forma con la obra, pues en 15 días tuvieron que abrir en dos ocasiones el drenaje para poder solucionar un problema que se les presentó al momento en que abrieron el pavimento.

“No creo que la obra la terminen en 20 días y la verdad es que si nos está pegando a varios negocios que estamos en la zona”.