Antonio Macías le falló a Tequisquiapan: Pérez Rojano

Tequisquiapan, 18 Julio 15.- “Si la administración de Antonio Macías Trejo hubiera dado los resultados que ofreció en su campaña, su partido no habría perdido el proceso constitucional”, aseguró el regidor del Partido Acción Nacional (PAN) Gustavo Pérez Rojano, luego de hacer un análisis sobre el tercer informe de actividades que ofreció el presidente municipal de Tequisquiapan.

Explicó que, como en cualquier gobierno, existen áreas de oportunidad, toda vez que los tiempos y el presupuesto siempre serán insuficientes para atender las necesidades de la ciudadanía; sin embargo, consideró que el principal error de Macías Trejo fue generar grandes expectativas que al final se convirtieron en grandes decepciones.

Al hacer una evaluación de los resultados ofrecidos, consideró que no puede “presumirse” que el actual gobierno haya tenido mejoras en el rubro de seguridad, pues los robos a casa habitación se incrementaron y lo mismo ocurrió con los incidentes de violencia.

Consideró que 106 policías son insuficientes para atender a una población de 65 mil habitantes, ya que además no se considera que la llegada de turistas obliga a contar on mayor seguridad.

“La administración puede presentar cifras respaldadas por la Procuraduría General de Justicia, pero la percepción de la ciudadanía es la que cuenta y por mucho que trate de atacarse al gobierno anterior, la realidad es que hoy los ciudadanos consideran que la inseguridad es mayor”.

Cabe señalar que durante su informe Antonio Macías Trejo aseguró que toda la policía está certificada en cuanto a exámenes de Control de Confianza; sin embargo, el número de personas remitidas a cárcel municipal ha venido a la baja en el último año.

Lamentó el hecho de que, durante la última rendición de cuentas a la ciudadanía, el presidente municipal trató de justificarse, refiriendo supuestos pendientes que dejó la pasada administración.

Otro de los pendientes que, a consideración del regidor, dejará el actual gobierno es el desarrollo de una adecuada infraestructura, pues aunque reconoció sí se hizo obra pública en algunas comunidades, ésta fue de pésima calidad.