Carta al maestro Rubén: Marcó mi vida de la peor manera: Lolita

“Creo que nunca lograré olvidar, todo es una pesadilla, hay mucho dolor en mi corazón”.

Carta al maestro ruben
Carta al maestro Rubén de la escuela ‘Liberación Campesina’, de la comunidad de Palmillas.

San Juan del Río, 11 Julio 2019.- Fechada el 10 de julio de 2019, el día de su graduación, pero a la que no fue incluida por su maestro, ‘Lolita’ como firma, una niña de 12 años de edad que culminó su educación primaria en la escuela ‘Liberación Campesina’, ubicada en la comunidad de Palmillas, narra como ha sido marginada, discriminada y humillada, no solo por su maestro Rubén Martínez Muñoz, sino por sus propios compañeros de aula.

NOTA RELACIONADA: Investiga USEBEQ carta de ‘Lolita’ y protesta de maestros de la Reyes Heroles

La carta está dirigida a su maestro Rubén, al que cuestiona por qué la odia, la discrimina y que la haya excluido de un evento tan importante para una niña o niño, de su edad, en esta etapa de la educación, como es la graduación del sexto año de primaria.

“Marcó mi vida de la peor manera. Hay tantas preguntas, una a una es como si me clavara puñaladas en mi cuerpo. Hoy me rindo, ya no puedo más con tanto dolor”, escribe.

La carta la recibí por Inbox en la redacción y no dejo de estar indignado, me siento impotente, decepcionado, lleno de sentimientos encontrados, la piel se me eriza; no debo dejar de seguir escribiendo, porque esto no debe pasar, las autoridades educativas deben investigar y sancionar con todo el rigor este tipo de hechos que se registran en las aulas.

Lolita, sigue escribiendo de puño y letra y cuestiona nuevamente al que con respeto ha llamado Maestro: Por qué no hizo nada cuando denuncie el Bullying, nunca investigó nada, solo me dijo que era una chismosa.

“Por qué me obligó a sacarme esas foto, yo le dije una y otra vez que no, me obligó a fingir una sonrisa cuando yo estaba distraída por dentro, fue tan desagradable que no puedo borrarlo de mi mente”.

Enseguida lo sigue cuestionando, Dígame por qué utilizó esas fotos para ridiculizarme en la manta de bienvenida de la graduación, yo no portaba el uniforme, me obligó a ponerme un sueter que no era mío. Usted sabía que mis compañeros siempre se burlaban de mí, me exhibió ante todos los invitados.

Una puñalada más directa al corazón. “Por qué se atrevió a excluirme de mi cuerpo. Sí, le puso otro cuerpo a mi cara en la fotografía que les entregó de recuerdo a cada uno de mis compañeros fue sin mi consentimiento ni el de mis padres. No tenía porque hacerlo”.

“Por qué fui invisible para usted, jamás mencionó mi nombre en el último pase de lista”, siguió escribiendo Lolita.

Una marca que seguramente le dejará secuelas por muchos años, que requiere de atención por parte de las autoridades y que debe castigarse para que en ninguna aula o escuela vuelva a suceder esto.

“Creo que nunca lograré olvidar, todo es una pesadilla, hay mucho dolor en mi corazón”.

La carta que recibimos y que no sabemos si el maestro Rubén la ha leído, no muestra un afán de perjudicar a nadie como Lolita ha sido afectada, pero cierra de la siguiente manera.

“Solo le ruego a Diosito para que usted no le vuelva a causar sufrimiento y tristeza a otros niños”.

Atentamente
Lolita…