Denuncian abuso sexual infantil en preescolar de San Juan del Río

Por lo menos 25 padres de familia del preescolar ubicado en la colonia México, denunciaron abuso sexual infantil por parte de uno de los profesores.

San Juan del Río, 25 Mayo 16.- Este miércoles al menos 25 padres de familia se reunieron al exterior de un preescolar ubicado en la colonia México para entregar cartas y dictámenes psicológicos, que advierten que sus hijos han sido víctimas de abuso sexual infantil por parte de un profesor mediante supuesto “juego de cosquillas” para poderles hacer tocamientos.

El primer caso detectado, fue el que alertó a una joven madre de familia, hace ya más de 30 días, cuando el pasado 19 de abril al llegar a casa, su hijo comenzó a presentar conductas diferentes de connotación sexual.

“Al acostarme, tocó con sus pies mi vagina, y le dije no, mi amor, no me faltes al respeto, o te gustaría que te tocaran a ti y me dijo que sí, y agregó -el que ya me tocó es el maestro en el pene”; asustada le dije – ¡dime la verdad! –y me señaló y me dijo con su manita, le pregunté ¿te ha bajado el pantalón o te ha llevado a algún lado? – No mamá; de inmediato fui por un muñeco y le dije dime dónde te agarra y el talló la parte de los genitales; ahí yo me quedé ‘choqueada’ y ya no indagué”, relató.

A la siguiente semana y tras consultar con algunos especialistas la mujer refiere que acudió con la Directora del preescolar; que en ese momento no sabía que hacer por lo que le dijo a la madre de familia que pasaría el caso con su jefe inmediato.

“Para mí era más fácil irme, sacarlo y no decir nada, pero en realidad me preocupa mi hijo y hay más niños, por lo que la directora me pidió el reporte escrito al siguiente día, luego solicitaron pruebas”, dijo.

La madre de la víctima indicó que también solicitó un proceso de investigación, por lo que después de algunas semanas fue atendido por personal de USEBEQ, quienes visitaron el plantel para analizar la problemática denunciada, sin embargo hasta el momento no existe respuesta, incluso por parte de la supervisión de zona.

Segundo caso reportado, es donde la madre de familia acude a recoger a su menor hija el pasado 19 de mayo, cuando se encontró con otra de las madres afectadas y relata:
“Yo le dije, que podía apoyarla para traer a la escuela a su hijo, pero se negó, y cuestioné si pasó algo al interior de la escuela y la otra madre de familia dijo que había sido algo grave y me pidió que no trajera más a mi hijo”.

La madre le preguntó a su hijo sobre las actividades que realiza con su maestro de tercero de kínder: “Mi niño me dijo, -El maestro me hace cosquillas, en mi panza- y al utilizar sus manos para explicar recorrieron su panza y entre sus piernas y en su pene; le pregunté ¿te hace cosquillas en tu pene? Y me contestó – Sí mamá y es divertido, nos llama a su mesa y nos hace cosquillas a mí y a mis amigos”, relató.

La mujer descartó que hasta el momento le haya bajado los pantalones a su hijo o a alguno de los otros alumnos del profesor, sin embargo explica que el niño actualmente se encuentra confundido y espera su tratamiento psicológico adecuado para atender la situación de acoso sexual que ha vivido.

El tercer caso dictaminado, luego de la alerta emitida por las madres de familia del grupo, fue donde la madre de uno de pequeño refirió que el maestro les hacía cosquillas y les tocaba los genitales; la madre llevó al menor a un psicólogo quien por escrito entregó un dictamen donde se confirma una situación de abuso sexual.

“La mamá de uno de los compañeritos le dijo a la directora desde hace un mes y no se ha hecho nada, el maestro sigue dando clases, y en la terapia del psicólogo que teníamos programada al día siguiente le preguntó por el supuesto juego, donde el niño relata que le hacen cosquillas en el cuello y en el pene; y al cuestionar al niño sobre dónde está el pene señaló su pene; también comentó que sube a los niños al escritorio y ahí es donde les hace cosquillas”, relató la madre de una de las víctimas.

La mujer detalló que su hijo buscó tapar su cara en dos ocasiones, cuando abordó el tema del profesor, y cuando preguntó a cuantos de sus compañeros de la escuela les hace “cosquillas”, el niño contestó que a todos, y no pudo referir a cuantas niñas, pero dijo ante el psicólogo que niñas no había visto que jugaran con el profesor.

“Me dice el psicólogo, si hubo un abuso, si lo tocó, pero como el maestro no se oculta para hacerlo, lo hace a vista de todos y a todos, ellos no lo ven mal, y ahorita no hay un miedo hacia el maestro porque él lo hace en manera de juego”, señaló.

Educadora confirma abuso sexual en preescolar
Nelly Susana Melo Valdez, es educadora comunitaria y asesoró durante esta jornada a los padres de familia relacionados a la detección de acoso sexual en el preescolar, ubicado en la zona oriente de San Juan del Río.

Destacó que se trata de niños, como seres que en este momento se encuentran indefensos, y sienten que una caricia o abrazo, en la forma en que sus padres lo manejan; pero reconoció que es importante darse cuenta que la persona que se ‘dice maestro’ puede ejercer sobre ellos demasiada violencia.
abuso-sexual-infantil-san-juan-del-rio-2
“Tenemos que estar alerta en cuanto a lo que está sucediendo, en cuanto a una simples cosquillas tenemos que hacerle hincapié a nuestro hijo o hija que no puede ser que termine un juego tan ‘inocente’, ahora el simple juego de las cosquillas lo están utilizando para otro sentido”, dijo.

Melo Valdez, destacó que desde hace tres años, de acuerdo a un ajuste en las normativas de educación no puede haber contacto, físico del maestro hacia el alumno de ningún tipo, porque puede ser tomado como acoso o abuso sexual, y ejemplificó el caso en que antes si llegaba “Juanito” a la escuela y saludaba a la maestra de beso era normal, ahora ya no.

También agregó que algunas madres de familia comentaron que el profesor, tenía licenciatura en pedagogía, investigando en zonas como la Ciudad de México, él no podría ejercer frente a grupo, y solo puede ocupar rangos directivos.

“Con esta nueva reforma o modificación en educación señalaron que antes una asistente educativa podría estar al frente de grupo, ahora no, piden la licenciatura en educación inicial o preescolar, sólo así puedes ejercer frente a grupo”, señaló.

Directora no da la cara a padres de familia
La directora no se encontraba en el preescolar y la conserje que atendió a los padres en el portón de la institución, indicó que se encontraba en un curso; le llamaron por teléfono en dos ocasiones para verificar si alguna otra persona podría firmar de recibido los documentos, sin embargo nadie accedió a recibir las cartas y dictámenes en el kínder, para notificar a la autoridad interna.

En caso de detectar un caso de acoso sexual, es necesario:
1.- Notificar al director o directora de la escuela, darle a saber la situación que está pasando con su niño o niña, para que esto quede dentro de la estancia.
2.- Fuera de la estancia hay que buscar el ‘Buzón Escolar’, 01 442 2385087 o al entrar en la página oficial de la SEP o el número de la delegación, donde se encuentre el buzón de quejas y al revisarlo hacen un llamado a la directora.
“Si la directora no está notificada de esto, puede decir que no sabía, el objetivo es que vayan de la mano”, señaló la educadora comunitaria.
3.- Si existe ya un caso de abuso sexual, se tiene que realizar una notificación ante el Ministerio Público.
“Si como las mamás que el día de hoy decía que no querían llevar más allá el caso tiene que ir con la directora, si la directora no dio respuesta me tengo que ir con supervisora, si no me puedo ir con jefe de sector o jefa de sector, que serían las tres instancias principales”, recalcó Melo Valdez.

Obligación de la autoridad educativa
1.- La directora tiene que retirar al profesor o profesora que esté frente al grupo para ver qué es lo que está sucediendo; hasta por casos de seguridad del docente que en algunas ocasiones son víctimas de difamación.
2.- Si la directora o director considera necesario carear al profesor y al padre de familia lo puede hacer.
3.- Si se hubiera acudido a la supervisora, esta persona tenía que haber acudido al centro educativo con la mamá y la directora debe de justificar el por qué el profesor sigue dando clases.
4.´- El jefe o jefa de sector puede aplicar sanción tanto para directora, como para supervisora porque no existe una respuesta.
“En este caso de las tres instancias ninguna dio respuesta y me estoy yendo con un jefe de educación”, dijo Melo Valdez.

Carta al Secretario de Educación
Tres padres de familia realizaron una diligencia esta misma tarde del 25 de mayo, a fin de entregarle una carta personalmente al Secretario de Educación del Estado, José Alfredo Botello Montes, para informar sobre la situación de la escuela y ver por qué no se retiró al profesor del grupo.

“Si no lo retiró y da la directora una justificación se sigue hasta fin de curso, si no es motivo hasta de clausura para el instituto, porque se permite que siga alguien que ya se califica como ‘presunto violador’, o ‘presunto abusador sexual’ y lo está dejando que permanezca cerca de los niños, con lo que se vuelve cómplice”, explicó la especialista en educación.
abuso-sexual-infantil-san-juan-del-rio
En cuanto al caso de las madres y padres de familia, tienen ellos la decisión de traer o no a sus hijos, y que para los menores que incluso no quieren acudir a clase, se requiere una carta donde se informe a la directora el porqué de la ausencia de los niños y de esta manera no se afecta su asistencia y pierdan el curso.

De un grupo aproximado de 30 alumnos del tercer grado de preescolar, 25 padres de familia enviaron carta sobre la situación que hasta el momento les han referido sus hijos; y afectados con la declaración de que hubo tocamiento de genitales fueron al menos 3 casos, y en todos los casos refiere “-A mi hijo o mi hija le hizo cosquillas o el jueguito-, donde refieren diferentes casos cada uno”.

La especialista en educación señaló que los padres de familia deben de permanecer unidos e informados; además de evitar el error de preguntar a los pequeños “¿A ti te hizo, a ti te tocó?, entonces mejor no digas nada; pero si dentro del salón o los hijos comentan –A Juanito le hicieron- al contrario, da más pauta a que los niños crean que es algo ‘bueno’, cuando no lo es y lo peor es el silencio”.