Albert Rivera, un candidato dispuesto a desnudarse

Albert Rivera
El hoy candidato al gobierno de España, Albert Rivera, de 40 años, apuesta a todo, incluso a desnudarse, cuando se trata de seducir al electorado. Foto: Twitter.

Madrid, 24 Abr (Notimex).- Conocido como “El nieto de Lucas” por su abuelo materno, parte de una familia obrera de origen barcelonés-malagueño, y campeón dos veces de natación en Cataluña, el hoy candidato al gobierno de España por el Partido de centro-derecha Ciudadanos, Albert Rivera, de 40 años, apuesta a todo, incluso a desnudarse, cuando se trata de seducir al electorado.

“El político catalán siempre ha contado con éxito entre el público femenino y también el masculino”, refiere el portal noticioso español elcierredigital.

Rivera ha cuidado siempre su imagen, agrega. “Durante años practicó natación lo cual le hizo conseguir un atlético cuerpo que no dudó en mostrar en un cartel electoral en 2006. En esos momentos Albert sólo se presentaba a las elecciones en Cataluña, pero el cartel lo hizo popular en toda España”.

Hijo único del barcelonés Agustín Rivera y la malagueña María Jesús Díaz, Rivera estudió Derecho en la Facultad de Derecho ESADE (Universidad Ramón Llull) y pronto fue seducido por la política y la oratoria. Su equipo de varios universitarios en toda España fue vencedor en el año 2000.

Entre sus profesores tuvo a Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional e impulsor de la plataforma cívica Ciudadanos de Cataluña que dio origen a Ciudadanos, su partido de hoy en día.

Rivera estudió durante 2001 en la Universidad de Helsinki (Finlandia), gracias al Programa Erasmus. Casi de inmediato, en septiembre de 2002, se incorporó a un trabajo en la Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona (La Caixa).

Luego cursó estudios de doctorado en Derecho Constitucional, Autonómico y Derecho Mercantil en la Universidad Autónoma de Barcelona que abandonaría sin doctorarse ni presentar tesis.

Antes de la fundación de Ciudadanos, el partido que hoy lo postula a la Presidencia del gobierno de España, Rivera ingresó en las juventudes del Partido Popular en junio de 2003, al que permaneció afiliado tres años.

En el primer Congreso de Ciudadanos–Partido de la Ciudadanía, celebrado en julio de 2006, hubo varias listas para elegir presidente y secretario general del instituto político. Rivera fue escogido presidente y Antonio Robles Almeida, secretario general.

En las elecciones al Parlamento de Cataluña de 2006 Rivera fue candidato a presidente de la Generalidad de Cataluña. Un elemento notorio de su campaña fue el cartel de campaña de su partido en el que apareció desnudo.

El partido obtuvo tres diputados autonómicos y se convirtió en la sexta fuerza política de Cataluña. En el Parlamento, Rivera destacaría por usar el castellano, además del catalán.

En septiembre de 2007, Rivera recibió en su domicilio amenazas de muerte para que en dos meses abandonase “su política contra el nacionalismo”. A las puertas de su domicilio había un cartel con una foto de Rivera con una bala clavada en su frente y alrededor sangre cayendo de la herida.

En enero de 2008, Rivera anunció su candidatura en las elecciones primarias de Ciudadanos como cabeza de lista al Congreso de los Diputados en las elecciones generales del 9 de marzo de 2008 por Barcelona, pero perdió.

Completó entonces su formación con un curso de Marketing Político en la Universidad George Washington de Estados Unidos.

Como diputado se opuso a la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, lo que le valió junto al diputado del PP, Rafael Luna, y el torero Serafín Marín, salir en hombros de la Plaza de Toros Monumental de Barcelona el 26 de septiembre de 2010.

En un proceso de elecciones primarias dentro del partido, Rivera fue elegido candidato a la Presidencia de la Generalidad de Cataluña, para las elecciones catalanas de 2010. Ese mismo año tuvo a su primera y única hija.

En Cataluña, en las elecciones autonómicas el 25 de noviembre de 2012, el partido de Rivera triplicó su representación en el Parlamento de Cataluña, consiguiendo nueve escaños.

El portal elcierredigital asegura que el físico es una de las preocupaciones del líder de Ciudadanos e incluso se regodea en ello. “Aunque finge que le molesta cuando las revistas le citan como un político deseado, le gusta. Sabe que tiene buen cuerpo y cuando lo ponderan, le gusta”.

El atractivo de Rivera le ha hecho ser objetivo de la prensa y de algunas de sus protagonistas. Alba Carrillo, expareja del tenista profesional Feliciano López, se postuló como candidata a ‘Primera Dama naranja’ al saber de la ruptura de Rivera y Tajuelo.

Lo cierto es que hasta ahora solo se le conocen dos relaciones serias a Rivera. En el año 2000 se unió a Mariona Saperas, catalana que vive en Granollers y trabaja como psicóloga experta en adicciones.

A pesar de las diferencias ideológicas, ya que Saperas es independista, estuvo al lado del político, con el que tuvo una hija, Daniela.

Tras esta ruptura y unos meses disfrutando de su soltería, llegó a su vida Beatriz Tajuelo.

Tan seria llegó a ser la relación, que incluso Tajuelo acompañaba a su pareja a diversos actos públicos como entregas de los Premios Planeta o la alfombra roja de los Goya. Incluso, sabedora de lo complicado de los horarios de su pareja, Beatriz se trasladó a vivir a Madrid junto a Albert.

Cuando empezó a salir con Rivera, Beatriz Tajuelo era azafata de vuelo, una profesión que le obligaba a pasar mucho tiempo fuera de casa, y por tanto, no podía estar mucho tiempo con su pareja, que estaba centrado en su labor como presidente de Ciudadanos.

Hoy día, Rivera quiere marcar perfil propio en la batalla del centro derecha con una apuesta por los derechos civiles frente al conservadurismo del Partido Popular (PP).

La última propuesta del candidato de Ciudadanos para las elecciones generales apunta en este sentido, al plantear extender los efectos del matrimonio a las parejas de hecho.

Estas últimas no pueden realizar la declaración de renta conjunta ni reciben herencia o pensión por fallecimiento en igualdad de condiciones al matrimonio, entre otras diferencias que Ciudadanos propone eliminar con una nueva ley nacional.

Rivera aspira ahora a liderar un Ejecutivo formado por Ciudadanos y “populares”. Quiere repetir la fórmula “a la andaluza” que ha llevado a la formación “naranja” a entrar por primera vez en un Gobierno autonómico aunque, eso sí, compite para ser él quien llame a Pablo Casado para ofrecerle un ministerio.

Cuando la renovación política se asomaba por España, Rivera puso fin a nueve años en el Parlamento de Cataluña para dar el salto a la política nacional.

Tres años después, Rivera repite como candidato en el tablero electoral en defensa de la unidad de España, tratando de implementar en Madrid la estrategia que le dio la victoria sobre el independentismo en las elecciones de 2017 en Cataluña de la mano de Inés Arrimadas.