FBI destapa red de millonarios sobornos para ingresar a universidades

sobornos
La Oficina del FBI destapó hoy una red de sobornos que ayudaba a los hijos de ricos y famosos a ingresar a las universidades más prestigiosas de EUA. Foto: Ilustrativa.

Boston, 12 Mar (Notimex).- La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) destapó hoy una red de sobornos que ayudaba a los hijos de ricos y famosos a ingresar a las universidades más prestigiosas de Estados Unidos, y en la lista de acusados figuran más de 40 personas, entre ellas dos reconocidas actrices.

Felicity Huffman, de “Desperate Housewives”, y Lori Loughlin de “Full Huse”, son las actrices de las dos famosas series de televisión que figuraron en la lista y están acusadas de conspiración para cometer fraude por correo y fraude de servicios o funciones honestas, considerado como delito grave.

Las actrices fueron imputadas de asociación ilícita para cometer fraude postal y fraude por medios electrónicos en acusaciones desclasificadas este martes en un tribunal federal en Boston, según reportes de prensa.

El fiscal para el Distrito de Massachusetts, Andrew E. Lelling, calificó el caso como “el escándalo de admisión a la universidad más grande jamás procesado por el Departamento de Justicia”.

El FBI señaló en un documento que los acusados pagaron supuestamente millones de dólares en sobornos para que sus hijos ingresaran a universidades como Yale, Stanford, UCLA, Georgetown, la Universidad de San Diego, Universidad de Wake Forest, y la Universidad de Texas.

El plan consistía en ayudar a los estudiantes a hacer trampa en los exámenes de ingreso y conseguir que jóvenes no atléticos fueran admitidos en becas deportivas falsas, de acuerdo con el caso presentado en el tribunal federal de Massachusetts.

Los fiscales federales en Boston informaron en conferencia de prensa que los acusados son en su gran mayoría ricos, entre ellos de las principales empresas, y señalaron a William “Rick” Singer de dirigir el plan a través de su compañía Edge College & Career Network.

De acuerdo con la investigación, la empresa instruía a los padres para que reclamaran que su hijo tenía alguna discapacidad que requería tiempo adicional para los exámenes, y después inventaran una excusa para que presentaran las pruebas de ingreso en instalaciones específicas, donde ya se tenía sobornado al personal.

Alguien que trabajaba para la compañía Edge College & Career Network aplicaba los exámenes y les daba a los jóvenes identificados las respuestas o corregía las que eran erróneas. Muchos de los estudiantes desconocían las trampas de sus padres para ser admitidos en la universidad de su preferencia.

La compañía creó asimismo perfiles deportivos falsos para los estudiantes, incluso con fotografías de verdaderos atletas que se encontraban en línea, para ser reclutados con becas deportivas, con la ayuda de los entrenadores de atletismo ya sobornados, quienes hacían recomendaciones de los postulantes fraudulentos.

Además, en algunos casos, un tercero hacía los exámenes de ingreso a la universidad, conocidos como los ACT y SAT, en lugar de los estudiantes.

El FBI espera que Singer, de 58 años, se declare culpable en un tribunal en Boston de cargos por extorsión, lavado de dinero y obstrucción de la justicia. Su ganancia por el plan se estimó en unos 25 millones de dólares entre 2011 y 2018.

La lista la completan unos 33 padres de familia, entre ellos las dos famosas actrices, 13 entrenadores de atletismo y otros asociados de Edge College & Career Network.

Huffman fue descubierta a través de un testigo encubierto y arrestada en su casa de Los Ángeles. Ella y su esposo, el también actor William H. Macy, pagaron 15 mil dólares para que su hija pasara el examen de ingreso, lo que implicaba darle más tiempo para completarlo y que el supervisor sobornado corregiría sus errores.

La otra actriz, Luoghlin, y su esposo Mossimo Giannulli, fueron acusados tras pagar un soborno de 500 mil dólares a cambio de que sus dos hijas fueran reclutadas al equipo de remo de la Universidad del Sur de California.