Investigan a secretario de Kirchner por corrupción en Argentina

Buenos Aires, 21 May (Notimex).- La justicia argentina imputó hoy por presunta corrupción a Daniel Muñoz, quien fue secretario del fallecido expresidente Néstor Kirchner, señalado como la persona que trasladaba maletas colmadas de dinero en efectivo por orden de su jefe.

El fiscal federal Ramiro González incluyó este martes a Muñoz en la causa que abrió la semana pasada luego de las declaraciones de la exfuncionaria de la Casa de Gobierno, Miriam Quiroga.

La mujer aseguró ante la justicia que en varias ocasiones vio en la presidencial Casa Rosada bolsos que presuntamente tenían fortunas en efectivo y que eran llevados a la casa de Kirchner en la patagónica provincia de Santa Cruz.

Quiroga confirmó sus denuncias en la causa que investiga una posible asociación ilícita de funcionarios y empresarios para concretar un millonario lavado de dinero.

Sin embargo, sus dichos sobre las maletas llenas de dólares abrieron una causa paralela por el delito de corrupción, por el cual serán investigados el exsecretario de Kirchner y otros trabajadores de la Casa Rosada.

El escándalo que acosa al gobierno comenzó en abril pasado, cuando un programa argentino denunció que el empresario Lázaro Báez, socio y amigo del expresidente, había lavado por lo menos 55 millones de euros con el aval de Kirchner.

Según la denuncia, el empresario mandaba el dinero desde la patagónica provincia de Santa Cruz a Buenos Aires, en donde una financiera creó decenas de empresas fantasmas para transferir la fortuna a Montevideo y Panamá, y finalmente a Suiza.

En la etapa que Kirchner gobernó Santa Cruz (1991-2003), Báez se transformó patrimonialmente y dejó de ser un sencillo empleado bancario para convertirse en un millonario empresario, gracias sobre todo a la adjudicación de contratos de obras públicas.

Según las denuncias presentadas, Báez amasó, con la complicidad de Kirchner, millones de euros en efectivo, por lo que será investigado por el delito de asociación ilícita para lavado de dinero.

Quiroga, por su parte, se sumó a las denuncias, enojada porque la viuda y sucesora de Kirchner, Cristina Fernández, la despidió tres meses después de la muerte del exmandatario, en enero de 2011.