Primera ministra de Bangladesh honra a víctimas de ataque armado

Daca, 4 Jul (Notimex).- La primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasin, rindió hoy homenaje las 22 personas que murieron en el ataque armado del viernes pasado en un restaurante de esta capital, mientras se confirmó que los atacantes son bengalíes, pudientes y con estudios universitarios.

El homenaje oficial se llevó acabo en el estadio militar de Banani de Dacca, en el marco del segundo de dos días de duelo nacional por las 20 personas y dos oficiales de seguridad bengalíes fallecidos en el ataque y toma de rehenes de hace tres noches en la zona diplomática de Gulshan.

Un comando armado irrumpió en lujoso café-restaurante “Holey Artisan Bakery-O’Kitchen”, que se encuentra en la zona diplomática de la capital bangalí y es frecuentado por numerosos extranjeros, tomando como rehenes a decenas de personas.

Las fuerzas de seguridad lanzaron un operativo para rescatar a los rehenes, que concluyó tras 12 horas de enfrentamientos, el rescate de 13 rehenes y la muerte de seis de los siete asaltantes, mientras que otro fue detenido.

Hasin colocó un arreglo floral frente a los ataudes de los veinte rehenes que perdieron la vida, -dos bengalíes, nueve italianos, siete japoneses, un indio y un estadunidense- según reporte del sitio de noticias Bangla News 24.

Ante embajadores o representantes de los países de las víctimas extranjeras, la jefa de gobierno también recordó a los oficiales muertos en el operativo de rescate: Salauddin Ahmed Khan y Robiul Islam, quienes fueron sepultados la víspera.

El homenaje se llevó a cabo mientras han comenzado a surgir detalles de algunos de los atacantes, luego de que la policía difundió el fin de semana imágenes de los pistoleros abatidos por las fuerzas armadas durante el operativo para liberar a los rehenes.

Tres de los atacantes han sido identificados como Mir Samih Mubashir, Rohan Imtiaz y Nibras Islam, originarios de Bangladesh, de clase alta y con estudios en universidades privadas del país y la Universidad de Monash de Malasia.

Islam fue reconocido por sus ex compañeros de una universidad privada y de su escuela secundaria, Escuela Internacional de la Esperanza, a la que asisten sólo hijos de empresarios adinerados de la clase alta de Bangladesh.

La policía ha admitido que los atacantes eran de familias acomodadas de Bangladesh, pero que no tienen idea en cómo entraron en contacto con grupos radicales o las madrasas (escuelas en la que se estudia el Corán), que son consideradas “criaderos” de militantes.

Hasta ahora, las autoridades continúan asegurando que el ataque armado fue perpetrado por miembros del grupo Jamaatul Mujahideen Bangladesh (JMB), que ha sido prohibido en país por más de una década, y no por organizaciones terroristas internacionales.

Sin embargo, el grupo extremista radical Estado Islámico (EI), que opera en Siria e Irak, y el ala de la read Al Qaeda en India se diputan la autoría del ataque armado y toma de rehenes, así como varios de los recientes asesinatos selectivos.

Bangladesh, uno de los países más poblados del mundo y de mayoría musulmana, está inmerso en una ola de atentados islamistas desde 2013,

que han cobrada la vida de decenas de extranjeros, blogueros, profesores y miembros de la comunidad gay.