Argentina: El Derecho al cuidado en la agenda de propuestas electorales

Buenos Aires, 18 Mayo 15 (SEMlac).- Varias acciones sobre el derecho al cuidado han propuesto el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), la Asociación por los Derechos (ADC) y el Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas (CIEPP) con vistas a las propuestas de las fuerzas políticas para las elecciones argentinas de octubre próximo.

Incluidas en el texto “El derecho al cuidado en la agenda electoral”, realizado por los equipos de investigación de esas organizaciones no gubernamentales, las propuestas se insertan en “El cuidado en la agenda pública”, acción lanzada en 2012 (http://elcuidadoenagenda.org.ar/).

Pero este “año electoral es una buena oportunidad para impulsar el tema del derecho al cuidado en la campaña electoral y el espacio público”, refirió a SEMlac Paula Rey, responsable del área de comunicación de ELA e integrante del proyecto.

“Pensamos en una campaña con varios públicos objetivos: las y los candidatos, quienes deben incorporar este tema en sus plataformas; al periodismo porque es el que tiene la oportunidad de interpelar públicamente a quienes se postulan y lo colocan en agenda; y, por último, a la sociedad, que además de votar, tiene derecho a exigir políticas públicas que mejoren nuestras vidas y defender nuestros derechos”, agregó Rey.

“Derecho al cuidado en la agenda electoral” identifica algunos problemas centrales relacionados con la actual organización social del cuidado .El documento sostiene que las diferencias entre mujeres y hombres, en la participación en el mercado laboral y otras esferas de la vida pública, “son consecuencia de la injusta organización social del cuidado”.

Por ello el texto refiere que es necesario crear políticas públicas que hagan foco en el derecho al cuidado, como también redireccionar recursos para áreas clave.

La importancia de la información es otro punto central que analiza la citada investigación. “Hay déficit tanto en la producción como en el acceso a la información vinculada con el derecho al cuidado”, indica.

En este sentido, considera necesario “revisar y mejorar el módulo de captación de información sobre trabajo de cuidado no remunerado ya aplicado por la Encuesta Anual de Hogares Urbanos; diseñar una encuesta de uso del tiempo periódica a nivel nacional; generar información sistemática sobre el alcance; la cobertura, el costo y el funcionamiento efectivo de las medidas y acciones de cuidado en todo el país y asegurar la difusión pública de la información, desagregada por cada jurisdicción”.

Otro aspecto es la escasa y deficiente regulación laboral, que apunta a desarrollar de manera diferenciada las responsabilidades de cuidado, tanto a las mujeres como a los hombres.

Las propuestas giran en torno a la incorporación a la regulación del empleo con disposiciones que atiendan “al derecho al cuidado a lo largo del ciclo vital y no solo vinculado con el momento del nacimiento y/o la adopción”, así como también “promover la ampliación de las licencias paternales y parentales”.

Respecto a la ampliación e integración de servicios, el estudio plantea “extender la disponibilidad de establecimientos de doble jornada públicos, garantizar las condiciones para que niñas y niños en edad escolar obligatoria (desde los cuatro años) puedan ejercer su derecho a la educación, así como ampliar la cobertura para los más pequeños.

Igualmente, evalúa como necesaria una revisión de “la extensión de la jornada laboral en función de los horarios de clases, estableciendo mecanismos para asegurar la disponibilidad de jornadas escolares extendidas y la articulación de permisos laborales”.

Destaca también que hay avances “progresivos vinculados con el derecho a la seguridad social”, pero no incluyen a los progenitores varones en las prácticas de cuidado, lo cual -abunda- tiene implicaciones negativas desde el punto de vista de la equidad y la autonomía de las mujeres.

La investigación considera fundamental pensar en campañas públicas dirigidas a mujeres y hombres de diversas edades, establecer incentivos para una mayor equidad en la distribución del cuidado e impulsar la revisión de los horarios de trabajo de cargos públicos para promover la compatibilización de la vida familiar y laboral.

En plena carrera electoral es oportuno que se construya el cuidado con rasgo de justicia, “que amplíe las posibilidades de elegir la manera en que se quiere cuidar y ser cuidado y que garantice que todas y todos gocemos del derecho al cuidado en sus múltiples dimensiones”, remarca el informe.

Por eso la campaña empezó a tocar puertas y, tras el objetivo de instalar el cuidado en la agenda, se empezó a “contactar a candidatos y candidatas para hacerles llegar el material y organizar reuniones con quienes demuestren interés en el tema. La propuesta ya fue recibida en San Salvador de Jujuy y en Chaco,” puntualizó Rey a SEMlac.Por Norma Loto.