OEA pide a Colombia ampliar participación de mujeres en política

Washington, 20 Ago (Notimex).- Las autoridades de Colombia deben implementar reformas para ampliar la participación de la mujer en la política del país y fortalecer la conciencia cívica para elevar la participación en los procesos electorales, recomendó hoy la OEA.

Las recomendaciones fueron planteadas aquí por José Antonio Viera-Gallo, jefe de la misión de observación electoral que la Organización de los Estados Americanos (OEA) desplegó durante las elecciones presidenciales de junio pasado en Colombia.

Viera-Gallo presentó un informe verbal sobre los resultados de la misión ante el Consejo Permanente de la OEA.

El representante de la OEA indicó que los altos niveles de abstencionismo en los comicios colombianos “son una muestra importante del desencanto de los ciudadanos respecto del proceso electoral”.

Frente a este escenario, el ex ministro de la Secretaría General de la Presidencia de Chile invitó a los líderes políticos, partidos y autoridades electorales “a lanzar un esfuerzo nacional para fortalecer la conciencia cívica y promover el ejercicio del sufragio”.

Además instó a promover reformas legales tendientes a la paridad de género en las listas para el Senado y la Cámara de Representantes, y esforzarse para enfrentar las dificultades y debilidades en materia de rendición de cuentas sobre el financiamiento de las campañas.

“La misión recomienda garantizar las condiciones necesarias para que los partidos abran cuentas en el sistema bancario, así como establecer incentivos y sanciones contundentes para favorecer el uso efectivo de los mecanismos de rendición de cuentas y transparencia”, indicó el informe.

Con relación a las elecciones legislativas del 9 de marzo pasado, la misión calificó como “un paso significativo” el establecimiento por primera vez de una cuota obligatoria para que las mujeres ocupen 30 por ciento de las listas de candidatos a integrar el congreso.

También destacó el aumento de 16.6 a 21.6 por ciento en la representación de las mujeres en las elecciones del Senado.

Asimismo, valoró la implementación del sistema de identificación biométrica como un aspecto positivo que, a pesar de haber provocado retrasos, permitió prevenir la suplantación del voto.

Por lo que toca a las dos jornadas electores presidenciales, la del 25 de mayo y la del 15 de junio, el informe estableció que el primer proceso “preservó y fortaleció el clima de seguridad experimentado en las elecciones legislativas”.

Viera-Gallo afirmó que, de acuerdo a los datos existentes, la jornada fue calificada como la “más pacífica en décadas” y destacó la rapidez con que se presentaron los resultados preliminares.

Respecto a la segunda vuelta presidencial del 15 de junio, la misión subrayó el rol y participación de las mujeres, con una notable presencia de éstas en las mesas de votación como jurados, y como representantes de los partidos que contendieron.

Resaltó también “la oportuna y eficaz intervención de las autoridades para preservar el clima de seguridad en las elecciones” frente a algunos incidentes aislados de violencia.