Podría afectar a clima electoral en Alemania situación en Siria

Berlín, 27 Ago (Notimex).- Alemania se plantea cómo afectaría a las elecciones generales del próximo 22 de septiembre la posible intervención militar internacional en Siria, en un paralelismo con los comicios de 2002.

En agosto de ese año el entonces canciller federal socialdemócrata, Gerhard Schröder, quien buscaba su segundo mandato, se negó a cualquier tipo de apoyo alemán a la intervención militar contra Irak.

Esa posición congeló las relaciones de Berlín con Washington, que encabezó a la coalición internacional que invadió Irak. Schröder ganó de manera apretada al conservador Edmund Stoiber, quien no había sido tan categórico en ese punto.

La actual jefa de gobierno Angela Merkel pidió la víspera “consecuencias” para la utilización de armas químicas en Siria, que su portavoz describió como la “ruptura de un tabú” que exige una reacción por parte de los aliados.

“Al parecer, la canciller federal quiere apostar al hecho de que las terribles imágenes difundidas la semana pasada como prueba de un ataque químico sean suficientes para hacer brecha en un electorado tradicionalmente conservador”, escribió este martes la versión electrónica de Spiegel.

El tono de las declaraciones diplomáticas indica que Alemania se prepara a contribuir a una intervención: “No hay señales de que el régimen de Bashar Al Asad no sea responsable”, del ataque químico del pasado 21 de agosto, dijo este lunes el portavoz de Merkel.

También el ministro de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, tradicionalmente más pacifista, apoyó la línea de Merkel al subrayar que si se confirma el uso de armas químicas, “es un crimen contra la humanidad”.

Para Westerwelle, “la comunidad internacional tiene que intervenir y Alemania no puede quedarse al margen”.

Muchos analistas opinan que participar en una acción internacional contra el gobierno sirio constituiría un “paso atrevido” para alemania.

Recuerdan que las encuestas demuestran que el electorado local es muy volátil y que, sobre todo los jóvenes, deciden a última hora qué partido votar.

Son estas variables que podrían anular la ventaja de 40 por ciento en la intención de voto que Merkel mantiene sobre sus adversarios, que suman 25 por ciento.

En ese contexto no sorprendió que el candidato opositor socialdemócrata Peer Steinbrück, se expresara en contra de una intervención militar en particular debido al “caos que reina en el conflicto sirio”.

En 2002 la ventaja de Schröder era mucho más apretada y el resultado se decidió por pocos votos. Esta vez la constelación es distinta y sin embargo, “si la situación se calienta en Oriente Medio podría cambiar rápidamente”, advirtió Spiegel.