Invade magia del circo a Chile con sus espectáculos en septiembre

Santiago, 22 Sep. (Notimex).- Además de representar el “Mes de Chile” por las fiestas patrias, septiembre marca el inicio de la primavera y con ello el regreso de los circos, que con sus payasos recorren el país con su magia de picardía y acrobacias.

Bajo sus tradicionales y multicolores carpas, los circos hacen vibrar a chicos y grandes con un espectáculo popular lleno de embrujo, risas, expectación y asombro, coincidiendo con las celebraciones patrias y la llegada de la “estación de las flores”.

“El circo está vivo, tiene una gran historia, pero también un tremendo presente. Sigue ahí, sigue luchando”, afirmó el antropólogo Jorge Rowlands, un estudioso y amante del tema, que finalmente se transformó en trapecista.

En el presente mes, la región metropolitana “donde se ubica la capital chilena” ofrece 22 circos, entre los que destacan el Águilas Humanas, los Tachuela, el Tony Caluga, el Circo Moscú sobre hielo, el Timoteo y el American Circus.

En Chile, el circo levanta sus carpas prácticamente como un acto más del programa oficial de celebración de las Fiestas Patrias, que se conmemoran el 18 y 19 de septiembre, y en muchos lugares son las autoridades municipales las que dan inicio a las funciones.

Este año, la temporada circense fue abierta el 6 de septiembre, en coincidencia con la celebración del Día Nacional del Circo Tradicional, con un espectáculo en la Plaza de Armas, en pleno centro capitalino, al que asistieron diversas autoridades.

El ministro chileno de Cultura, Luciano Cruz-Coke, definió en esa oportunidad al mundo circense como “parte fundamental de nuestra identidad y patrimonio cultural”.

En el país se desplazan 120 circos, de los cuales unos 15 son calificados de “grandes”, 30 “medianos” y otros 30 “pequeños”, además de los llamados “pobres”, integrados casi siempre por una única familia, que cumple todos los roles.

México aporta de manera permanente con el espectáculo de los hermanos Fuentes Gasca, y en 1991 se hizo presente con el espectáculo de María Antonieta de las Nieves, la popular “Chilindrina”, traída por Universal Circus.

China, Rusia y Francia, a su vez, se hacen presentes habitualmente con compañías que recorren el mundo, mostrando espectáculos que confirman sus tradiciones circenses, así como el profesionalismo y virtuosismo de sus artistas.

La magia se enciende cuando se abren las cortinas y se inicia el desfile de payasos, malabaristas, acróbatas, domadores de perros, palomas o de tigres, contorsionistas, magos y una banda, donde destacan los bronces.

La popularidad del circo en Chile quedó patente cuando una encuesta estableció que un 22 por ciento de la población nacional declaró haber asistido a algún circo durante el año 2005, lo que equivale a unas tres millones 750 mil personas.

La cifra representa todo un éxito para la centenaria tradición circense, dada la competencia de la televisión, Internet y espectáculos masivos como recitales, que también atraen cada año a miles de personas.