Aborto y lucha política abren frentes para Morena en el Congreso de Puebla

Agenda de género la impone el PRI.

Puebla
A mediados del año pasado las y los diputados electos de la coalición Juntos Haremos Historia se movían en torno del entonces candidato al gobierno de Puebla, Luis Miguel Barbosa.

A mediados del año pasado las y los diputados electos de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES) se movían en torno del entonces candidato al gobierno de Puebla, Luis Miguel Barbosa.

Daban ruedas de prensa juntos y arropaban a Barbosa en su lucha poselectoral por derrumbar el discurso oficial de que había sido vencido en las urnas por la candidata de Por Puebla al Frente (PAN-PRD,MC), Martha Erika Alonso.

Un año después la lucha interna por el poder y las líneas de políticas progresistas y pro derechos han dejado huecos y divisiones al interior de la coalición legislativa, legisladores expulsados y defenestrados como el morenista Héctor Alonso Granados o el petista José Juan Espinosa Torres. Y no sólo con los partidos aliados, sino incluso al interior de la banda de Morena.

Una situación que a decir del politólogo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) Hervey Rivera, podría cambiar en lo político una vez que el gobernador electo entre en funciones: “A partir de que hay un gobernador electo quiero pensar que el congreso tendrá su propia dinámica, y es ahí donde veremos si los legisladores de Morena trabajan como bloque”.

AZUL O VERDE
En América Latina la lucha por la legalización del aborto, o al menos la no criminalización de las mujeres ha tenido dos bandos opositores entre sí, y ha tomado como banderas y símbolo de sus luchas dos colores: el azul celeste para los que se oponen al aborto pues dicen estar “a favor de la vida” y el verde para quienes buscan “el derecho a decidir de las mujeres”.

Esa lucha de pigmentos llegó al congreso local a finales de mayo, cuando la diputada del PRI, Rocío García Olmedo presentó una iniciativa para no criminalizar a las mujeres que deciden abortar.

En respuesta, integrantes del Frente Nacional por la Familia se apersonaron en el edificio del congreso para repartir sus pañuelos celestes entre los legisladores. Dos legisladores de Morena: Cristina Tello Rosas y Héctor Alonso Granados (entonces todavía no era expulsado de la bancada por sus comentarios misóginos) hicieron suyos los pañuelos y el discurso contra el aborto.

Tello Rosas no ha abandonado esa ruta, hace unos días esto le dijo a El Sol de Puebla: “Vamos a dar un posicionamiento de que estamos en contra de la despenalización del aborto, de manera particular la diputada Cristina Tello Rosas va a defender la vida, incluso desde el vientre de la madre”.

La diputada, ingeniera en sistemas computacionales de profesión, llegó al congreso como plurinominal, es decir como representante del partido.

Del otro lado grupos feministas también llegaron al congreso con su cargamento de pañuelos verdes, y por el “el derecho a decidir de las mujeres” se alistaron los morenistas: Gabriel Biestro, Vianey García, Fernando Jara, Tonantzin Fernández y Estefanía Rodríguez.

Los otros siete legisladores de Morena: Bárbara Morán, Leonor Vargas, Emilio Maurer, Arturo de Rosas Cuevas, Yadira Lira, Fernando Sánchez y Olga Lucía Romero prefirieron no tomar partido, al menos no visiblemente.

UN PARTIDO PROGRESISTA, PERO EL ABORTO…
En los estatutos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) establecen que su objetivo es “(…) lograr un cambio verdadero, es decir, que se garantice a todas las y los habitantes del país una vida digna, con derechos plenos; se realice la justicia, se viva sin temor, y no haya exclusiones ni privilegios.” Aunque parece que esa garantía de una vida digna y con derechos plenos no alcanza para el tema de la despenalización del aborto.

O al menos en eso Morena no ha tenido una postura no tan clara, pues por un lado la diputada federal Silvia Lorena Villavicencio Ayala presentó a finales del año pasado una iniciativa para despenalizar el aborto a nivel federal, y su compañera de bancada Miroslava Sánchez García, presidenta de la comisión de Salud en la Cámara de Diputados, ha declarado en varias ocasiones que las diputadas de su partido planean impulsar el tema.

Pero por el otro lado el presidente López Obrador ha preferido evadir el tema sin tomar partido, priorizando antes la lucha contra la corrupción.

En donde sí se ha visto una postura más clara es en el tema de las personas de la diversidad sexual, no sólo porque en estados como Baja California han logrado que se apruebe el matrimonio entre personas del mismo sexo, y tienen iniciativas en el mismo sentido en Querétaro y el Estado de México; además hay casos como el de Sinaloa en donde iniciaron procedimientos internos de sanción contra 6 diputados locales por pronunciarse en contra de una iniciativa similar.

En Nuevo León, Morena expulsó al diputado local Juan Carlos Leal Segovia por una serie de comentarios homofóbicos y misóginos, aunque semanas después el Partido Encuentro Social (PES), aliado de Morena en las elecciones de 2018 lo aceptó en su bancada.

Para el politólogo de la BUAP con estudios de maestría, Hervey Rivera, en una interpretación amplia de los estatutos del partido estos sí incluirían temas progresistas como el derecho de las mujeres de decidir sobre sus propios cuerpos y el matrimonio igualitario.

Y que eso se refleja en las secretarías de diversidad sexual y temas de género que existen dentro de los comités locales desde hace un par de años (en Puebla incluso la actual presidenta municipal de la capital, Claudia Rivera Vivanco, fue Secretaria de Diversidad Sexual del Comité Directivo Estatal del partido).

Al existir una cartera de estos temas en Morena hay una aceptación a que el partido apoye esas causas.

Aunque en su política de puertas abiertas Morena también ha aceptado a personas con posturas que no necesariamente apuestan por líneas progresistas que “garanticen a todas las y los habitantes del país una vida digna, con derechos plenos”.

Y en su pragmatismo Morena además aceptó alianzas con grupos antagónicos a las políticas y visiones progresistas, como el PES, en donde la legalización del aborto es un tema vedado.

LADO B buscó a la dirigencia estatal de Morena, al delegado provisional del partido en Puebla, Mario Bracamonte González; a la bancada en el Congreso de la Unión a través de su enlace de prensa; y a dos de los integrantes de la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia Héctor Díaz Polanco y Adrián Arroyo para conocer su postura respecto a los temas progresistas y los estatutos del partido; el delegado y la bancada federal no quisieron hablar y de la Comisión no hubo respuesta.

EL PRI LES GANA LA AGENDA DE GÉNERO
Es la diputada del PRI electa por la vía plurinominal, Rocío García Olmedo, quien más propuestas ha hecho en temas de género, como paridad y despenalización del aborto.

Entre esas iniciativas sobresalen dos en temas de salud reproductiva, una que reforma cinco artículos del Código Penal del Estado y otra que propone reformas y adiciones para la Ley Estatal de Salud, contemplando la interrupción legal del embarazo antes de las 12 semanas de gestación.

Cristina Tello Rosas, además de ir a contracorriente de la línea progresista de su partido ya fue centro de atención al presentar la “Iniciativa para que se instalen centros de atención animal o antirrábicos para su atención, esterilización o en su caso eliminación de perros callejeros por existir sobrepoblación y que han ocasionado enfermedades en la comunidad”, lo que le ganó críticas.

Otros temas impulsados por las y los legisladores morenistas han girado en torno al actuar de los gobiernos anteriores, como la “iniciativa de decreto para reformar, derogar y adicionar diversas disposiciones de la Ley de Deuda Pública, la Ley de los PPS, y la Ley de Transparencia del Estado”, presentada por Olga Lucía Romero Garci-Crespo, y denunció haber recibido una amenaza de muerte posterior a la presentación de la propuesta.

También Estefanía Rodríguez presentó una iniciativa al inicio de la legislatura en 2018 para derogar la cuestionada “Ley Bala”, y Leonor Vargas propuso quitar las escoltas a ex gobernadores y asignarlas a personas cuya vida esté verdaderamente en riesgo.

Aunque ha habido más iniciativas en temas relacionados a género, como la propuesta de Gabriel Biestro para garantizar la paridad de género en el Poder Judicial o la iniciativa de Leonor Vargas para ampliar los criterios a considerar al ejercer violencia obstétrica, temas como despenalización del aborto, el más cuestionado en la actual legislatura, no salió de la bancada morenista.

Las diputadas Vianey García y Estefanía Rodríguez son quienes abiertamente han apoyado y respaldado temas de equidad de género.

Hasta ahora sólo Vianey García propuso que el 17 de mayo se decretara como Día Estatal contra la Homofobia, acción que las organizaciones consideraron insuficiente si no se traduce en políticas públicas concretas y reformas profundas, como el matrimonio igualitario o cambio de identidad sexogenérica.

ESTO DICEN LOS ESTATUTOS DE MORENA
En el capítulo 1 de los estatutos de Morena, titulado “definiciones esenciales” el Artículo 2 fracción b dice que éste se organizará como partido político a partir de ciertos objetivos de los cuales el b) es “La formación de una organización de hombres y mujeres libres y decididos a combatir toda forma de opresión, injusticia, desigualdad, racismo, intolerancia, privilegio, exclusión y destrucción de las riquezas y el patrimonio de la nación;”.

Y con desigualdad y la intolerancia incluye derechos iguales y mismas oportunidades para todas y todos, lo que englobaría, a decir de Hervey Rivera, temas como el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo y el derecho a elegir con quién casarse.

Aunque el Artículo 9 admite que dentro de Morena habrá libertad de expresión y puntos divergentes, más adelante el documento reitera que sus militantes deben conducirse siempre con respeto. (Aranzazú Ayala Martínez)