“Quién mandó matar a Marielle?”

A un año de su asesinato, nada se sabe de los autores intelectuales.

Marielle Franco
A un año del asesinato de Marielle Franco, organizaciones sociales reclaman que no se ha encontrado a los autores intelectuales del crimen.

A un año del asesinato de la consejala de Río de Janeiro, Marielle Franco, y su chofer Anderson Gomes, los dos supuestos perpetradores están detenidos pero organizaciones sociales reclaman que no se ha encontrado a los autores intelectuales del crimen, quienes sospechan, pueden estar entre las milicias de la ciudad brasileña.

Esa mujer afro, lesbiana, y de la favela, era una de las voces opositoras fuertes en Río. En las elecciones de 2016 fue la quinta concejala más votada en su región, con 46 mil votos. Defendía los Derechos Humanos de las personas que viven en favelas, denunciaba que la policía entraba de manera violenta a éstas e incluso en algunos casos se habla de que ha habido ejecuciones extrajudiciales.

El 14 de marzo del año pasado, Franco regresaba de participar en un acto por los derechos de las mujeres afros en el centro de Río de Janeiro, cuando desde un auto le tirotearon, acto en el que murieron la política y su conductor, mientras que una asesora sobrevivió.

A pesar del repudio que el acto provocó en Brasil y en todo el mundo, la presión internacional y de activistas nacionales, las indagaciones de la policía durante mucho tiempo se hicieron en secreto. Así lo describió la defensora brasileña Milena Argenta en entrevista con Cimacnoticias.

En enero de 2019, cinco hombres fueron arrestados en relación con el asesinato, uno de ellos un empleado del senador Flavio Bolsonaro, hijo del actual presidente, Jair Bolsonaro. Hace dos días, el 12 de marzo, fueron detenidos en Río de Janeiro los dos presuntos homicidas de Marielle Franco: Ronnie Lessa y Elsio Vieira de Queiroz, ambos ex policías militares, uno acusado de disparar, y el otro de conducir el auto utilizado en el crimen.

Los dos tienen vínculos con la familia Bolsonaro. El primero vivió en el mismo complejo residencial que el actual presidente. El segundo posó en una foto con Jair Bolsonaro, que fue tomada durante la campaña electoral del año pasado y que circula en redes sociales.

Defensoras y organizaciones civiles aplaudieron las detenciones, aunque criticaron que las pesquisas duraron un año, y que no se sabe más sobre los autores intelectuales del crimen hasta el momento. Mónica Benicio, la viuda de Franco, publicó en Twitter: “¿Quién mandó matar a Marielle?”, Hashtag que fue multiplicado en portugués entre muchas simpatizantes.

La directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara Rosas, opinó que las detenciones eran “la primera señal de progreso en una investigación que apenas ha avanzado a un año de los asesinatos”, e hizo un llamado a las autoridades “para garantizar que las investigaciones sean independientes e imparciales.”

La víspera, Amnistía Internacional protagonizó un acto frente al Palacio de Guanabara en Río, para entregar un documento con unas 780 firmas procedentes de 45 países para reclamar el esclarecimiento de los hechos de hace un año.

En al menos 15 ciudades brasileñas, se realizaron actos conmemorativos a lo largo de esta semana. En Río de Janeiro, feministas, personas afro, de la comunidad LGBTI, y otras simpatizantes, tomarán las calles.

Mientras tanto, en ciudades alrededor del mundo, como Buenos Aires, Bogotá, Berlin, Londres, Melbourne, Nueva York y Madrid, defensoras y defensores de Derechos Humanos, convocaron a rendir homenaje a Franco, algunos frente a las respectivas embajadas brasileñas.