Recuerda a activista brasileña Marielle Franco a un año de su asesinato

Marielle Franco
Marielle Franco, defensora de los derechos humanos y consejal de Río de Janeiro, murió hace un año, el 14 de marzo de 2018.

Brasilia, 14 Mar (Notimex).- Marielle Franco, defensora de los derechos humanos y consejal de Río de Janeiro, murió hace un año, el 14 de marzo de 2018, y su figura es recordada en varios actos conmemorativos en todo el país, en los que se pide una respuesta a las autoridades sobre su asesinato.

Franco, de 38 años de edad, fue asesinada a tiros el 14 de marzo de 2018, cuando regresaba de un evento que alentaba el empoderamiento de las mujeres negras en Río de Janeiro, a bordo de un vehículo, cuyo conductor Anderson Gomes también murió en el ataque.

Varios actos fueron convocados en Río y distintas ciudades brasileñas para recordar a la joven que se atrevió a salir de las favelas para defender a las mujeres y los pobres, así como a las comunidades negras y LGTB, además de luchar contras las milicias de la ciudad.

Sus familiares y amigos señalaron este jueves que la detención el pasado martes de dos sospechosos del asesinato de Franco significa un paso importante y un gran comienzo, un puntapié, en las investigaciones.

Su viuda, Mónica Benicio, indicó que la solución completa del caso es un deber del Estado con la sociedad, la democracia y los familiares de Franco, y espera no tener que esperar otro año más para que la investigación siga avanzando.

Murales en su honor son vistos en calles de ciudades brasileñas, incluso en unos 18 países, ya que su asesinato dio la vuelta al mundo a través de los medios y las masivas protestas, algunas encabezadas por Organizaciones No Gubernamentales internacionales.

La víspera, Amnistía Internacional protagonizó un acto frente al Palacio de Guanabara, para pedir justicia por Franco, quien nació y fue criada en una de las favelas más grandes de Río y fue electa consejal en 2016 por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

Además se entregó al gobierno un documento con unas 780 mil firmas procedentes de 45 países para reclamar el esclarecimiento de los hechos de hace un año.

Las muestras de cariño y admiración para Franco, una mujer abiertamente bisexual, resaltaron también en las marchas celebradas el pasado 8 de marzo, incluso desde días antes en las celebraciones del Carnaval de Brasil, donde su rostro lucía en decenas de pancartas de varias escuelas de samba.

Apenas hace dos días, dos expolicías, Ronnie Lessa, de 48 años, y Elcio Vieria de Queiroz, de 56, fueron detenidos como sospechosos del asesinato de Franco. Lessa es considerado quien disparó contra la activista, mientras Vieria de Queiroz quien manejaba el auto en que se trasportaron para cometer el ataque.

Ambos, quienes fueron interrogados este jueves por otro caso en su contra, son exmiembros de la Policía Militar (PM), un cuerpo objeto de recurrentes denuncias por la presunta vinculación de algunos de sus miembros con las milicias parapoliciales en varias favelas.

La Fiscalía señaló que ambos arrestos tuvieron lugar después de concluir las investigaciones, durante las cuales se descubrió que se trató de un homicidio perfectamente planificado durante tres meses.