Xoconostle, del desierto mexicano a nuestra mesa

La cáscara de una tuna xoconostle aporta un tercio del requerimiento mínimo diario de vitamina C para un adulto, es decir, 60 miligramos.

El xoconostle, joconostle o xoconoxtle, es una variedad de cactus cuyo fruto es un tipo de tuna de sabor agrio que se usa en la preparación de distintas comidas, pero también es un excelente ingrediente contra la diabetes.

Esta variedad de tuna reviste importancia desde diversos puntos de vista, pues el xoconostle ha sido un importante factor de sustento económico del campesino mexicano quien los utiliza en su alimentación y como medicina alternativa, además desde el punto de vista ecológico por su resistencia a la sequía debido a su enorme adaptación a los cambios climáticos y su contribución a la formación del suelo.

Los principales estados productores de xoconostle cuaresmeño son Estado de México, San Luis Potosí, Hidalgo, Puebla y Querétaro, y en menor proporción Aguascalientes, Zacatecas y Guanajuato. El Estado de México sobresale como productor.

Es importante resaltar el apoyo de la SAGARPA, que a través del SENASICA ha brindado para que los productores se capaciten y accedan a los programas de sanidad e inocuidad, los cuales son indispensables para ingresar a los mercados nacionales e internacionales.