Fernando de la Mora cantará “bien y bonito” a favor de niños enfermos

México, 7 Nov (Notimex).- “A veces, canto bien. Y a veces, canto bonito. Mi objetivo es emocional y no que la gente se impresione con mi voz, pero si eso sucede, qué bueno; no quiero tener al público impresionado todo el tiempo, me interesa que con mi canto se emocione el mayor tiempo posible”, aseguró hoy Fernando de la Mora.

El tenor nacido en la Ciudad de México en 1958 externó en entrevista con Notimex, que su deseo es “que la gente se emocione, sienta, y salga de un concierto con ganas de volver a escucharme y de alinearse con las causas nobles que he enarbolado durante los últimos años, como el apoyo a la Fundación Comparte Vida”.

A propósito, De la Mora habló sobre la cita periódica que desde tiempo ha pactado con la sociedad de la Ciudad de México. “El sábado 29 de noviembre ofreceré un concierto en el Palacio de Bellas Artes. Será la gran oportunidad para que las familias enteras acudan a ese recinto Patrimonio Mundial de la Humanidad”.

Para ese día, el cantante recomienda al público llegar temprano, visitar la remodelada Alameda Central, entrar al recinto y admirar los murales, la cúpula y todos los detalles que lo hacen el principal espacio cultural del país, y luego, ingresar a la Sala Principal para escuchar el concierto extraordinario que ofrecerá a beneficio de los niños.

Para esta ocasión, el tenor seleccionó la “Sinfonía N° 9 en re menor, op. 125”, del autor alemán Ludwig van Beethoven. Se trata de una magnífica obra también conocida como “Coral” y representa la última sinfonía completa del emblemático compositor. “El público gozará de la ‘Oda a la alegría’ que significa esa sinfonía”, dijo.

De la Mora aseguró que brindará un recital único e irrepetible. “Se trata de emocionar al público, no de impresionarlo con complicadas técnicas vocales o depuradas maneras de cantar. Desde hace mucho tiempo, cuando incursioné en el canto profesional, mi objetivo no es impresionar sino emocionar, ser un vehículo por el cual la gente llore, ría y sienta”.

De la Mora reiteró que la Fundación Comparte Vida salva la vida de niños sin recursos económicos, quienes padecen alguna enfermedad en la sangre. “Es una institución al servicio de los mexicanos con cáncer en la sangre, que sí funciona”.

Indicó que los beneficios que se han generado con sus conciertos ya son evidentes. “Me mueve la conciencia de ayudar a los demás. Afortunadamente, antes de ser tocado por una desgracia, que es cuando por lo general la gente reacciona”.

El intérprete recordó que hace más de 10 años representantes de esa fundación llamaron a su puerta, lo convencieron y desde entonces apoya con conciertos a beneficio.

“Me siento parte de la fundación, soy nada más un benefactor asociado y eso me hace sentir contento; quienes la integran, representan y conducen, han hecho por mí más de lo que yo hago por ellos. Yo solo hago un concierto al año, en cambio, ellos han hecho de mí una mejor persona”, agregó con un mohín de modestia y agradecimiento.